World of Armor



Bienvenido a World of Armor, una página dedica especialmente a los carros de combate de la Segunda Guerra Mundial, aunque también haremos mención a carros de entreguerras y de la década de los 40.

Esta página es personal, pero si alguien quiere añadir información sobre cualquier tipo de vehículos de la Segunda Guerra Mundial, puede contactar conmigo y veremos de añadirlo a la página.

Intentaré que esta página sea neutral, es decir, no favorecer a ninguno de los bandos implicados en la guerra, sino ser lo más objetivos posibles. Se permitirán comentarios en los artículos, lo que significa que se permite criticar lo que vaya colgando, siempre y cuando se respeten las normas habituales de convivencia y no se falte el respeto. Críticas constructivas sí, destructivas no.

El objetivo de esta página es la de informar a los aficionados de los carros de combate, cómo eran, sus características y sobre todo, hacer análisis de alto rigor con el fin de sacar conclusiones realistas sobre los vehículos que revolucionaron el arte de la guerra. Aparte de lo citado, también pondré algún artículo que haga referencia a los carros de combate, pero que se centre en batallas o temas por el estilo.

domingo, 5 de febrero de 2017

Test Protección T-34

Los prototipos del T-34 fueron puestos a prueba para determinar su potencia y fiabilidad mecánica, su potencia de fuego, su precisión, etc. La protección fue uno de los parámetros que tampoco se escaparon a las pruebas y su torreta fue puesta a prueba.
Pruebas sobre el A-34 en Kubinka
RGVA 31811-3-2003
Los proyectiles de 45mm fueron disparados desde un cañón de carro estándar de 45mm, los de 37mm fueron disparados desde un 37mm Bofors en un Vickers de 6 toneladas, ambos a una distancia de 100 metros. Ninguno de los proyectiles penetró, pero uno de los proyectiles de 45mm rompió una de las soldaduras causando astillamiento interno. A pesar de los impactos, el motor se mantuvo en marcha y no se detuvo.

La Guerra Civil Española mostró que los motores de gasolina tenían una gran propensión a arder. El A-34 fue sometido a fuego usando líquidos inflamables en la cubierta del motor. Se cerraron desde le interior los ventiladores del motor, provocando que el fuego sólo dañase el sistema de refrigeración. La misma prueba con los extractores abiertos provocó daños mayores. Los extractores emitieron humo negro durante 20 segundos y el motor se paró, lo cual no había pasado con los ventiladores cerrados. El motor fue encendido de nuevo y duró 15 segundos hasta volver a detenerse. No volvió a encender.

La primera torreta está hecha de acero forjado homogéneo de alta dureza, producida en la fábrica Mariupol en 1940. El vídeo no describe en profundidad la prueba, pero indica que tras las pruebas iniciales, se mejoró el proceso de fabricación del acero para mejorar sus propiedades debido a defectos detectados durante la producción. Varios meses después se hizo otra prueba con el siguiente resultado:


Esta torreta reforzada fue golpeada 32 veces con proyectiles de 37mm, 45mm y 76mm. La robustez fue satisfactoria y a pesar de ser impactada por proyectiles de gran calibre (recordemos que el 76mm era novedoso y el 45mm el estándar), no hubo grietas ni astillamiento. La resistencia del blindaje de 51-55mm fue considerada equivalente al de 45mm de las torretas antiguas, pero podía ser producido mucho más rápido. Para ser penetrado, un cañón de 45mm tenía que disparar a quemarropa o desde 100m con un proyectil especial.


Para unir el frontal alto del chasis con el bajo se usó acero dulce en el interior, consiguiéndose una resistencia adecuada a los impactos como demostraron las pruebas.

La lectura de las pruebas dejaron también un diagrama táctico del T-34 frente a proyectiles de 76mm:


El carro era completamente invulnerable desde el frontal, pero vulnerable por los laterales salvo en ángulos muy pronunciados. Frente sus proyectiles de alto explosivo, el T-34 tenía serios problemas. Un disparo en el anillo de la torreta por la parte trasera rompió el suelo de la torreta y el techo del chasis. Un impacto en el lateral bajo del chasis rompió con el suelo y el chasis de encima de las cadenas dañando la suspensión a pesar de no haber penetración. La comisión apuntó que había que se podía mejorar el frontal de la torreta, las uniones entre las planchas superiores e inferiores y los laterales no protegidos por las ruedas.

Fuentes
Artículo creado por ACB, el Mutie

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada