World of Armor



Bienvenido a World of Armor, una página dedica especialmente a los carros de combate de la Segunda Guerra Mundial, aunque también haremos mención a carros de entreguerras y de la década de los 40.

Esta página es personal, pero si alguien quiere añadir información sobre cualquier tipo de vehículos de la Segunda Guerra Mundial, puede contactar conmigo y veremos de añadirlo a la página.

Intentaré que esta página sea neutral, es decir, no favorecer a ninguno de los bandos implicados en la guerra, sino ser lo más objetivos posibles. Se permitirán comentarios en los artículos, lo que significa que se permite criticar lo que vaya colgando, siempre y cuando se respeten las normas habituales de convivencia y no se falte el respeto. Críticas constructivas sí, destructivas no.

El objetivo de esta página es la de informar a los aficionados de los carros de combate, cómo eran, sus características y sobre todo, hacer análisis de alto rigor con el fin de sacar conclusiones realistas sobre los vehículos que revolucionaron el arte de la guerra. Aparte de lo citado, también pondré algún artículo que haga referencia a los carros de combate, pero que se centre en batallas o temas por el estilo.

lunes, 30 de enero de 2017

Verdeja Nº1

En 1939, debido a los buenos resultados del Prototipo Verdeja en Zaragoza, la Comisión aprobó la construcción de otro carro, pero con sustanciales mejoras con respecto a su antecesor. El capitán Félix Verdeja se trasladó a Bilbao, y luego definitivamente a Madrid. Recibió todo el presupuesto y el material necesario para que pudiese diseñar y construir un tanque ligero de grandes prestaciones.



El blindaje se aumentó a los 25 mm, con planchas de acero-hierro venidas de Vizcaya. El motor era un Ford V-8 Modelo 48 de 85 caballos, que le confería al carro una velocidad máxima de 44 Km/h. El armamento se cambió por un cañón construido en nuestro país: un 45/44 Mod. I/39 de 45 mm, de la empresa España S.A. Las orugas prácticamente eran las mismas. También se cambiaron las ópticas por unos anteojos TZF5a, y la torreta era original y de forma más aerodinámica Se incluyeron otros detalles menores, como el cambio de la disposición del motor. La tripulación seguía compuesta por 3 personas.



El 20 de agosto de 1940, se terminó el primer prototipo y se realizaron las pruebas pertinentes en Carabanchel: superación de zanjas, derribo de muros... Para tener una demostración más visual y práctica, compitió contra un T-26 en todas las pruebas. Mientras que el modelo soviético se anotó 205 puntos, el Verdeja-1 consiguió aventajarlo con 243. No obstante, se realizaron más modificaciones para mejorar ese resultado: más blindaje, aumentar la capacidad interior... En noviembre de ese mismo año, se repitieron las pruebas, y esta vez el Verdeja-1 ganó con 261,98 puntos.



La producción en masa parecía inevitable. Se ordenaron 1000 unidades en lotes de 100. Sin embargo, la falta de fondos obligó a cancelar el proyecto. Félix Verdeja no se dio por vencido, y en los años venideros diseñó más ingenios mecánicos de mayor eficacia.



El principal inconveniente de este carro, aparentemente imbatible, era su mediocre motor. Por ello, se ideó el montaje de motores Ford Lincoln-Zephyr de 120 caballos para la producción en masa. Como ésta se canceló, los motores nunca se instalaron. Como anécdota, podemos decir que el prototipo del Verdeja-1 fue pintado en Carabanchel con tres tipos de camuflaje: verde, tierra y arena.



En estos completos planos podemos ver las cuatro vistas del Verdeja-1, así como un detalle a escala de las orugas, una pieza fundamental y original dentro del diseño del carro.




Por último, en esta foto podemos observar el tamaño del Verdeja-1 con el del T-26, para darnos una idea clara de la envergadura del tanque.



Artículo creado por Martillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada