World of Armor



Bienvenido a World of Armor, una página dedica especialmente a los carros de combate de la Segunda Guerra Mundial, aunque también haremos mención a carros de entreguerras y de la década de los 40.

Esta página es personal, pero si alguien quiere añadir información sobre cualquier tipo de vehículos de la Segunda Guerra Mundial, puede contactar conmigo y veremos de añadirlo a la página.

Intentaré que esta página sea neutral, es decir, no favorecer a ninguno de los bandos implicados en la guerra, sino ser lo más objetivos posibles. Se permitirán comentarios en los artículos, lo que significa que se permite criticar lo que vaya colgando, siempre y cuando se respeten las normas habituales de convivencia y no se falte el respeto. Críticas constructivas sí, destructivas no.

El objetivo de esta página es la de informar a los aficionados de los carros de combate, cómo eran, sus características y sobre todo, hacer análisis de alto rigor con el fin de sacar conclusiones realistas sobre los vehículos que revolucionaron el arte de la guerra. Aparte de lo citado, también pondré algún artículo que haga referencia a los carros de combate, pero que se centre en batallas o temas por el estilo.

lunes, 30 de enero de 2017

Obús Autopropulsado de 122/46 mm

En 1940, tras la llegada de 10 unidades del StuG III, el Ejército español constituye una subdivisión llamada Batería de Asalto Experimental de Artillería, con base en Carabanchel. Dicha subdivisión debía experimentar con los 10 antitanques alemanes para desarrollar algún tipo de artillería autopropulsada, con el fin de modernizar el parque acorazado español. Se hicieron infinidad de planos y estudios, algunos incluso no eran carros ATP, pero solo se llegó a construir un modelo: el Obús Autopropulsado de 122/46 mm.

Distintivo de pecho de las tripulaciones de la Batería de Asalto Experimental de Artillería.

El prototipo estaba basado en el diseño de una ATP con un cañón de 88 mm, pero en este caso llevaba un material mucho más potente: un cañón L/46 de 122 mm. Se construyó una única unidad en Carabanchel, con la peculiaridad de que llevaba un cañón de madera, para estudiar la viabilidad del carro antes de construir el prototipo definitivo. Tras las pruebas, quedó depositado en la EATA de Carabanchel, y no se sabe con certeza su destino final.

Artículo creado por Martillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada