World of Armor



Bienvenido a World of Armor, una página dedica especialmente a los carros de combate de la Segunda Guerra Mundial, aunque también haremos mención a carros de entreguerras y de la década de los 40.

Esta página es personal, pero si alguien quiere añadir información sobre cualquier tipo de vehículos de la Segunda Guerra Mundial, puede contactar conmigo y veremos de añadirlo a la página.

Intentaré que esta página sea neutral, es decir, no favorecer a ninguno de los bandos implicados en la guerra, sino ser lo más objetivos posibles. Se permitirán comentarios en los artículos, lo que significa que se permite criticar lo que vaya colgando, siempre y cuando se respeten las normas habituales de convivencia y no se falte el respeto. Críticas constructivas sí, destructivas no.

El objetivo de esta página es la de informar a los aficionados de los carros de combate, cómo eran, sus características y sobre todo, hacer análisis de alto rigor con el fin de sacar conclusiones realistas sobre los vehículos que revolucionaron el arte de la guerra. Aparte de lo citado, también pondré algún artículo que haga referencia a los carros de combate, pero que se centre en batallas o temas por el estilo.

martes, 3 de enero de 2017

El Carro de Combate Medio Alemán

Repasando la Historia

El Panzer III fue el primer carro de combate medio que Alemania usó en masa. Sin embargo, pronto fue sustituido por el Panzer IV, quién era su ayudante al portar un obús en vez de un cañón. El tiempo provocó que el Panzer III pasara a portar el obús y el Panzer IV fuera rearmado con un cañón más potente.

Todo esto fue posible gracias a que el Panzer IV tenía un chasis más grande y por lo tanto, podía sufrir modificaciones mayores para alojar el armamento más voluminoso. El siguiente paso en el escalafón fue el Panther, un carro de combate medio que poseía un blindaje frontal y una potencia de fuego enorme. Su peso de 45 toneladas es aun a día de hoy un debate abierto en foros militares, ya que era similar al peso del carro de combate pesado IS-2 y están los que apoyan que era adecuado para mantener las características de combate frente a los que piensan que con un menor peso hubieran producido más y tener mejor movilidad. Otro dato a tener en cuenta es que se solicitó cesar la producción del Panzer IV en favor del Panther, pero no fue posible debido a los difíciles momentos por los que estaba pasando Alemania y los problemas que causarían los retrasos en las producciones durante el cambio.

Sin entrar en ese debate, todavía hay otro pretendiente en la cadena de los medios, el E-50. No se llegó a fabricar, pero iba a ser un vehículo con el mismo chasis del E-75, un carro pesado que tampoco se llegó a fabricar, pero con blindaje más fino, de tal forma que su peso se reduciría. Uno de los datos positivos estaba en que algunas piezas iban a ser compartidas entre ambos modelos, ahorrando costes y facilitando el envío de repuestos.

Las Modernizaciones que no Pudieron Ser

Hubo varios intentos de actualizar o mejorar algunos diseños. En el caso del Panzer III hubo intentos de rearmarlo, pero finalmente la mejor opción fue usarlo de apoyo, junto con su variante principal, el StuG III que era un cañón de asalto armado con un cañón balísticamente igual al del Panzer IV.

El Panzer IV tuvo mejoras a lo largo de los años, aumentando su protección y potencia de fuego en detrimento de la movilidad. Hubo varios intentos de modernizarlo añadiendo blindaje inclinado o usando otra torreta, pero fueron infructuosos, principalmente porque el chasis no lo podía soportar.

Lectura adicional: El Panther y sus Mejoras

Los programas de modernización estuvieron presentes en todos los vehículos y el Panther no era menos. Se le retocó el mantelete y tuvo algunos cambios importantes, principalmente buscando una mejor fiabilidad mecánica. La torreta del Panther iba a ser sustituida, pero finalmente no se llegó a hacer en masa. El Panther II fue otro proyecto interesante que compartía piezas con el Tiger II y ofrecía un blindaje más grueso que el Panther original en varias partes del vehículo.

Lectura adicional: Panzer IV: Modernización

Análisis de las Posibles Mejoras del Panzer IV

El Panzer IV tenía una potencia de fuego adecuada tras montar el 75mm largo (KwK.40), pero con el tiempo se redujo su movilidad a causa de las continuas subidas de blindaje. Una de las preguntas más habituales es por qué no le pusieron blindaje inclinado y la respuesta es que el peso era demasiado elevado, siendo un grave problema para su ya limitada movilidad en los últimos compases de la guerra.

Una alternativa sería reducir el espesor del blindaje e inclinarlo, de tal forma que el peso se mantuviera o incluso descendiese al mismo tiempo que la protección aumentara. Si pensáramos en un blindaje de 50mm inclinado, diríamos que tanto el Sherman con el cañón de 76mm y el T-34-85 podían penetrarlo a distancias normales. Si aumentamos el blindaje a los 65-70mm, el espesor se reduciría y el blindaje se mantendría o incluso aumentaría bajo ciertos ángulos gracias a la inclinación.

Hubo un diseño de torreta simplificada con el fin de facilitar la producción, pero no llegó a montarse dado que la producción del Panzer IV iba a ser cancelada, algo que no llegó a ocurrir. Si montáramos esta torreta junto con el chasis inclinado, quedaría algo tal que así:


Montaje de Panzer IV con blindaje inclinado y torreta simplificada

Al diseño podríamos añadirle una cúpula de comandante (si fuera posible) y faldones laterales para hacer frente a los rifles anticarro. El modelo puede que fuese algo superior al diseño real gracias a una ligera mejora en la protección frontal sin aumentar el peso. La torreta requeriría menos tiempo de fabricación, así como el chasis, ya que el frontal está simplificado en vez de tener un diseño "en escalera" como el original.

Sobre el motor, no veo factible sustituirlo por otro más potente sin hacer grandes modificaciones en el chasis. Aun con una movilidad algo reducida por el aumento del peso sin subir la potencia del motor, su relación potencia peso rondaría los 12cv/t al tener un motor de 300CV y un peso alrededor de las 25 toneladas.

Podemos pensar que es una solución factible, pero no del todo. La gran contra de este cambio es que modificar un diseño que se está fabricando en masa supone que durante el cambio se va a producir un descenso en el número de unidades fabricadas durante varios meses, algo que Alemania no se podía permitir durante 1943 o 1944.

La ventaja obtenida por este diseño, siempre y cuando se hubieran conseguido mantener las metas, hubiera sido ínfima. Se aumenta ligeramente la protección frontal, pero la derrota alemana se hubiera producido de igual manera, ya que estas mejoras permitirían fabricar el Panzer IV en mayores números a costa de pasar varios meses produciendo menos unidades y aun así, el aumento en la producción sería ligeramente superior.

Como alternativa al Panzer IV se podría intentar cambiar la producción hacia el Panzer III/IV que es básicamente la unión del Panzer III y el Panzer IV de tal forma que las fábricas pudieran centrarse en un solo modelo, salvo las encargadas de fabricar el StuG III. Tampoco sería una solución razonable, pues así como avanzó la guerra, el Panzer III fue empleado como soporte con un obús de 75mm y la producción principal fue del StuG, por lo que tendríamos un vehículo similar al Panzer IV sin más.

Análisis de las Posibles Mejoras del Panther

El Panther fue un adversario formidable durante todo el conflicto, salvo cuando su fiabilidad mecánica lo privaba de su movilidad. Si obviamos esos problemas causados por la falta de tiempo para hacer pruebas con un diseño totalmente nuevo, podemos decir que el Panther tenía un buen blindaje y una protección frontal similar a la de un carro de combate pesado. Sus laterales fueron su principal punto débil, usado por sus enemigos para poder penetrarlo debido a que frontalmente era casi inmune.

El Panther II suponía un aumento del blindaje, tanto frontal como lateral. Podríamos decir que el aumento en la parte delantera era innecesario, pero el lateral no tanto. Sin embargo, los motores estaban limitados a 2500 revoluciones por minuto, disminuyendo su potencia máxima, por lo que la movilidad del Panther estaba por debajo de lo que marcan los papeles (de igual forma le pasaba al KV-1 por ejemplo) y aumentar su peso añadiendo blindaje lateral extra no sería una buena idea, ya que el Tiger era el verdadero carro de combate pesado.

Una de las principales mejoras para el Panther, y de las más conocidas, era la "torreta estrecha" (schmalturm). Ofrecía una mejor disposición y ahorraba en costos. Fue una mejora no aplicada debido a la finalización de la Segunda Guerra Mundial, ya que de haberse prolongado, los carros Panther terminarían siendo ensamblados de serie con esta nueva torreta.

Otra mejora importante sería montar un periscopio panorámico para el artillero. Lo ideal es usar un periscopio para localizar a los enemigos y luego usar la mirilla telescópica para afinar el tiro. Es un cambio leve y fácil de llevar a cabo, mientras que la mejoría es considerable al reducir el tiempo para abatir enemigos durante el combate.

El Desenlace

Como bien sabemos, el cambio de algunos diseños no podía cambiar el transcurso de la guerra. Alemania estaba metida en una guerra de desgaste que no podía ganar. Mientras EEUU tenía su economía y fábricas intactas, Alemania sufría graves bombardeos de forma continuada, provocando retrasos y pérdidas materiales cada vez mayores. Por este motivo alguna gente cree que es mejor producir menos unidades, pero superiores a sus contrapartidas, mientras otros sugieren que un mayor número de vehículos ayudaría a mantener más zonas.

El debate de calidad Vs cantidad aun sigue vivo a día de hoy. Hay defensores de ambas corrientes. Los historiadores Robert Forczyk y Steven J. Zaloga hacen hincapié en que la superioridad en números es necesaria, pero la situación táctica es todavía más determinante. Por norma general se necesita tener superioridad durante un ataque, ya que el enemigo puede disparar antes si está en posiciones de emboscada. Para paliar esta ventaja es necesario tirar de números, además de otros recursos tácticos como el reconocimiento o el apoyo de la artillería y aviones.

El Panther se erigió como un paso intermedio entre un carro de combate medio (Panzer IV) y un carro de combate pesado (Tiger). En el debate de calidad contra cantidad algunos argumentan que su grueso blindaje ayudaba a tener menos bajas y por lo tanto era positivo, mientras que otros defienden que de haber tenido más unidades de un vehículo menos pesado y posiblemente más fiable, hubieran tenido más potencia de fuego y unidades en el frente. Para el debate no existe vencedor, ya que ambas partes tienen su parte de razón.

A partir de 1943, los alemanes fueron retrocediendo posiciones poco a poco. Esto provocaba que un carro de combate averiado fuera anotado como baja definitiva aunque el resto del vehículo estuviese intacto. No sucedía lo mismo en el bando contrario que así como ganaba más terreno, podía ir recuperando sus carros de combate perdidos y así repararlos, de tal forma que en varios días volvían a estar operativas.

Artículo creado por ACB, el Mutie

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada