World of Armor



Bienvenido a World of Armor, una página dedica especialmente a los carros de combate de la Segunda Guerra Mundial, aunque también haremos mención a carros de entreguerras y de la década de los 40.

Esta página es personal, pero si alguien quiere añadir información sobre cualquier tipo de vehículos de la Segunda Guerra Mundial, puede contactar conmigo y veremos de añadirlo a la página.

Intentaré que esta página sea neutral, es decir, no favorecer a ninguno de los bandos implicados en la guerra, sino ser lo más objetivos posibles. Se permitirán comentarios en los artículos, lo que significa que se permite criticar lo que vaya colgando, siempre y cuando se respeten las normas habituales de convivencia y no se falte el respeto. Críticas constructivas sí, destructivas no.

El objetivo de esta página es la de informar a los aficionados de los carros de combate, cómo eran, sus características y sobre todo, hacer análisis de alto rigor con el fin de sacar conclusiones realistas sobre los vehículos que revolucionaron el arte de la guerra. Aparte de lo citado, también pondré algún artículo que haga referencia a los carros de combate, pero que se centre en batallas o temas por el estilo.

viernes, 2 de diciembre de 2016

La Caballería Polaca (Lanceros)

Esta foto muestra a unos lanceros de caballería polaca durante unas maniobras. Con el tiempo se generó un mito que hablaba de lanceros polacos cargando contra carros de combate alemanes. Na más lejos de la realidad. Aparte de ser absurdo pensar que la caballería polaca se lanzaría a una muerte asegurada confiando en poder causar daños importantes a los carros de combate alemanes, tenemos un libro que nos aclara el origen del mito:

Una vez estalló la guerra y el Cuarto Ejército alemán se lanzó al ataque, esa misión política quedó en nada y las tres unidades empezaron a retirarse combatiendo hacia el sur, hacia posiciones más defendibles. En la retaguardia, la Brigada de Caballería Pomorska libró todo un día de choques con la 20ª División de Infantería Motorizada alemana a lo largo del rio Brda, obligando al comandante enemigo a pedir permiso para replegarse "ante una intensa presión de caballería”. A última hora de la tarde, el jefe del 18º Regimiento de Lanceros coronel K. Mastelarz mandó una incursión de dos escuadrones tras las líneas enemigas. Salieron a galope de un bosque, sorprendiendo al descubierto a un batallón de infantería alemana y cargaron al sable contra la atónita unidad enemiga, diezmándola. Al final llegaron unos autoametralladoras alemanes que dispersaron a las tropas montadas. Murieron unos 20 jinetes, incluido su comandante, y la caballería se retiró. Al día siguiente, se llevó al lugar a corresponsales de guerra italianos y se les dijo que los jinetes habían cargado contra carros de combate.

El mismo autor mostraba la anterior foto y comentaba:

El mito más arraigado de la campaña de 1939 es la historia de las cargas de la caballería polaca contra los carros de combate alemanes. En la foto, un regimiento de lanceros polaco durante unas maniobras previas al estallido de la guerra. La lanza había sido desestimada como arma antes del conflicto, pero seguía usándose en el entrenamiento.

Fuente: "La Invasión de Polonia: Blitzkrieg", por Steven J. Zaloga, Osprey Publishing, 2002, ISBN 978-84-473-5433-7

Artículo creado por ACB, el Mutie

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada