World of Armor



Bienvenido a World of Armor, una página dedica especialmente a los carros de combate de la Segunda Guerra Mundial, aunque también haremos mención a carros de entreguerras y de la década de los 40.

Esta página es personal, pero si alguien quiere añadir información sobre cualquier tipo de vehículos de la Segunda Guerra Mundial, puede contactar conmigo y veremos de añadirlo a la página.

Intentaré que esta página sea neutral, es decir, no favorecer a ninguno de los bandos implicados en la guerra, sino ser lo más objetivos posibles. Se permitirán comentarios en los artículos, lo que significa que se permite criticar lo que vaya colgando, siempre y cuando se respeten las normas habituales de convivencia y no se falte el respeto. Críticas constructivas sí, destructivas no.

El objetivo de esta página es la de informar a los aficionados de los carros de combate, cómo eran, sus características y sobre todo, hacer análisis de alto rigor con el fin de sacar conclusiones realistas sobre los vehículos que revolucionaron el arte de la guerra. Aparte de lo citado, también pondré algún artículo que haga referencia a los carros de combate, pero que se centre en batallas o temas por el estilo.

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Evolución de los Blindajes

Índice de Contenidos

  • Introducción
  • Avances en la Historia
    • Los Inicios de los Carros de Combate
    • La Época de Entreguerras
      • Francia
      • Alemania
      • URSS
    • La Segunda Guerra Mundial
    • Posguerra
  • Conceptos Teóricos
    • La Inclinación
    • Espacio Ocupado
    • Overmatch y Rebotes
    • Blindajes Curvos


Introducción

El blindaje de los carros de combate sufrió una gran evolución desde los primeros vehículos de la Primera Guerra Mundial hasta la actualidad. En todo este tiempo hemos pasado de unos pocos milímetros de acero hasta varios centímetros de blindajes compuestos.

La estructura de este artículo es la siguiente: un repaso "breve" a la historia de los carros de combate, seguido de una parte teórica sobre blindajes y municiones usadas para destruirlos.

Sé que faltan muchos carros de combate que no nombro e incluso países que ni siquiera toco, pero hay cientos de modelos de carros de combate con sus modificaciones como para englobarlos todos en este artículo.

Avances en la Historia

Las guerras suelen traer consigo avances tecnológicos militares de forma avanzada. Dado que el blindaje también se rigió por esa ley universal creada por el hombre, dividiré la evolución en distintas épocas.

Los Inicios de los Carros de Combate

La Primera Guerra Mundial fue el primer escenario donde los carros de combate empezaron a ser usados. Los primeros diseños eran toscos, muy ligeramente protegidos y luego había dos vertientes de fabricación, los pequeños como el FT-17 francés o los grandes como la serie Mark británica.

El blindaje se usaba para proteger a la tripulación del fuego de ametralladora y algunos explosivos menores. Los tripulantes solían llevar protectores en los ojos debido a las esquirlas que se desprendían al ser impactado el blindaje de su propio carro de combate, el cual a pesar de no haber penetración, se le desprendían algunas partículas que podían herir a los tripulantes.

Renault FT -17

En el caso del FT-17, estamos hablando de un blindaje de entre 8 y 22 milímetros de acero inclinado en algunas partes. Esto ofrecía una mejora de la protección. El diseño podía haber optado por un blindaje más recto, pero el frontal servía como método de escape al tener 2 puertas en el frontal, por lo que inclinar mejoraba la protección y facilitaba la huida en caso de necesidad, a pesar de que salir por delante no es la mejor forma de escapar.

El blindaje no era suficiente para protegerse de sí mismo, al menos de cañones de 37mm, pero sí del fuego de ametralladoras y fusiles ligeros, que eran muy habituales.

Mark IV británico

Por otra parte tenemos otros diseños muy diferentes. La serie Mark británica usaba un concepto diferente. Eran carros de combate muy grandes que contaban con un gran número de tripulantes, principalmente para poder usar los múltiples cañones portados. A pesar de su impresionante tamaño, vemos muchas zonas planas salvo el frontal y el blindaje variaba según la versión.

En la imagen anterior tenemos a un Mark IV que estaba protegido con entre 6,1 y 12 milímetros, mientras que los Mark V estaban protegidos con 8mm en la parte trasera, 12mm en los laterales y 16mm frontales. Como podemos ver, la protección tampoco era suficiente contra pequeños cañones y su gran tamaño lo hacía un blanco fácil, además de su escasa movilidad.

A7V Alemán

Alemania mostró interés por esta serie de vehículos blindados e hizo también los suyos. El A7V usaba blindaje inclinado en el frontal de 30mm, más que aceptable para su época, con una ligera inclinación en forma de cuña, es decir, angulación horizontal en vez de la típica vertical. Esto permitía ahorrar espacio y aumentar la protección.

Es muy característico de todos estos blindajes el uso de remaches para la unión de las diferentes planchas. la soldadura no estaba muy extendida y faltaban especialistas. Los remaches permitían una fabricación más sencilla a pesar de la desventaja de saltar al ser impactados desde fuera por fuego enemigo.

La Época de Entreguerras

Tras la Primera Guerra Mundial, muchos países mostraron gran entusiasmo por los carros de combate y comenzaron a planificar los suyos propios, unos enfatizando más en la protección y otros en la movilidad. Viendo que los vehículos grandes eran muy aparatosos y vulnerables a pequeños cañones, se empezaron a desarrollar vehículos más pequeños, en parte influidos por el FT-17 que tan buena acogida tuvo.

El peso de los vehículos y la falta de motores potentes propiciaron que la mayoría de diseños no fueran demasiado pesados y por la contra, no muy protegidos. En algunos casos podemos observar que se potenció el armamento frente a la protección al no encontrar una forma eficaz de proteger el vehículo sin comprometer la movilidad y dado que los pequeños y baratos cañones anticarro podían parar o destruir a los carros de combate contemporáneos, se intentó potenciar la potencia de fuego.

  • Francia

Los franceses enfocaron sus vehículos a estar bien protegidos y a colaborar con la infantería, por lo que la velocidad tampoco era un gran problema, a la par que podían introducir blindajes gruesos y así ser invulnerables a los cañones anticarros.

El Hotchkiss H-35 (año 1936) iba ligeramente armado (cañón de 37mm) y tenía un blindaje de entre 34 y 40 milímetros, suficiente para protegerse de sus propios impactos.

Somua S-35 Francés

El Somua S-35 (año 1938) portaba un cañón más potente (47mm) y llegaba a los 55mm de blindaje. Su movilidad no era mala para la época y estamos ante un carro de combate bastante completo. Su producción fue escasa y tras la caída de Francia en la Segunda Guerra Mundial se dejó de usar. El blindaje estaba hecho en acero forjado, permitiendo usar blindaje ligeramente curvado en el chasis inferior e inclinado en la parte superior.

Esa inclinación en parte del frontal era característica de varios diseños, pero por motivos de construcción no se extendía a la parte inferior. Recordemos que el blindaje inclinado requiere de mayor espacio horizontal y por lo tanto, un rediseño del chasis para poder acomodarlo.

Char B1 Bis Francés

El Char B1 o Char B1 Bis (versión modificada) es quizás el carro de combate francés más conocido de la Segunda Guerra Mundial y se empezó a fabricar en 1936. Era un carro de combate pesado de ruptura. Por ello mismo requería de 2 cosas principales, buen blindaje y buen armamento. En el chasis llevaba un cañón de 75mm preparado para disparar munición explosiva y así abatir zonas fortificadas. En la torreta llevaba un cañón de 47mm con fines anticarro aunque podía usarse como multipropósito.

El blindaje llegaba a los 60mm (40mm en el Char B1) y era más que suficiente para evitar ser perforado por otros cañones de la época. La inclinación seguía siendo pequeña y las planchas estaban remachadas en su mayoría.

En resumen, tenemos carros de combate bastante pesados, con una movilidad limitada, cañones potentes para la época y mucho blindaje para poder resistir los impactos de otros cañones enemigos.

  • Alemania

Tras el rearme iniciado por el régimen nazi y la preparación para la guerra, los alemanes dieron comienzo a la fabricación de algunos diseños que se quedaron en simples prototipos durante los años 30. Finalmente consolidaron sus diseños en el Panzer I y Panzer II, el primero iba a ser un carro de combate ligero para entrenar y el segundo un carro de combate ligero.

Panzer II Alemán

El Panzer II tenía una relación potencia/peso de 15,7CV/t y una protección de hasta 14,5mm. Teniendo en cuenta que es un diseño que se empezó a fabricar en 1936, podemos observar como las diferencias respecto a Francia son muy grandes.

Respecto al blindaje podemos observar como la parte inferior está inclinada, pero el frontal alto del chasis está totalmente plano y va remachado. La tendencia alemana sobre los remaches fue ir sustituyéndolos por la soldadura, un gran acierto, pero tendríamos que esperar varios años hasta ver blindajes inclinados totalmente.

Panzer IV Alemán

Los siguientes diseños fueron el Panzer III y Panzer IV, los cuales iban ligeramente protegidos, pero tenían mejoras en los cañones, el IV portando un 75mm corto diseñado como apoyo mientras que el Panzer III estaba creado para abatir a otros carros de combate.

El blindaje de ambos vehículos llegaba a 30mm en las versiones iniciales y como observamos en las imágenes, el blindaje tenía una forma similar a la del Panzer II, con zonas planas en el frontal alto, aunque en este caso ya podemos ver que se usa la soldadura en vez de los remaches. El Panzer 38(t) de fabricación checoslovaca todavía usaba remaches y su blindaje era plano de entre 8 y 30 milímetros.

  • URSS

La URSS mostró gran interés en cuanto al arma blindada terrestre. Hasta la Guerra Civil Española se basó en dos tipos de vehículos, un carro de combate ligero de infantería, el T-26, y un carro de combate de caballería, la serie BT de carros rápidos. Ambos iban ligeramente blindados y tras actualizaciones, pasaron de un cañón de 37mm a uno de 45mm que se mantuvo.

El T-26 era un vehículo lento, ligeramente protegido (hasta 15mm)  y sencillo de producir. Su velocidad era baja porque era para acompañar a la infantería, pero al contrario que los carros de combate franceses, este iba débilmente protegido. La serie BT era similar, con la diferencia de su blindaje y que eran vehículos muy veloces para su época.

El esquema de blindaje del T-26 era similar al de otros vehículos de la época, con blindaje plano en el frontal y ligeramente inclinado en la parte baja. En 1931, la URSS todavía no contaba con mucha mano de obra especializada en la soldadura, por lo que podemos ver remaches para unir las piezas.

BT-7 Soviético

La serie BT muestra un diseño diferente. El frontal está más inclinado de lo habitual, especialmente en el BT-2 y BT-5, pero el espesor sigue siendo muy bajo con hasta 13mm en el BT-5 por ejemplo. Este blindaje se muestra insuficiente como se pudo ver durante la Guerra Civil Española, por lo que el ejército soviético tomó nota y decidió renovar su parque acorazado.

Los T-26 y BT-5 del bando republicano era fácilmente puestos fuera de combate por disparos de cañones de 37mm, lo cual dio a entender a los observadores soviéticos que además de motorizar sus cañones y de ofrecer protección frente al fuego de fusiles y ametralladoras, también era necesario poder detener los proyectiles de los baratos anticarros, sino una defensa barata podía causar una bajas irrecuperables de un valor mucho más alto.

A pesar de estas conclusiones, un año antes del inicio de esta guerra ya se estaba fabricando el T-35 y el T-28, de 1935 y 1933 respectivamente. Estos carros de combate multitorreta soviéticos seguían la idea de crear vehículos de asalto muy armados aunque poco protegidos. Se confiaba en la potencia de fuego por encima de la protección, pues el T-35 pesaba 45 toneladas y sólo ofrecía 30mm de blindaje frontal, lo mismo que el T-28 de 28 toneladas (en el futuro se le añadirían planchas de blindaje extra).

La moda de los vehículos multitorreta continuaría hasta que el KV-1 se muestra superior al SMK y al T-100. En este punto se dejan de lado los diseños multitorreta y las producciones estarían a favor de dos modelos, uno pesado como el KV-1 y otro medio como el T-34. Volveremos sobre ellos más adelante.

La Segunda Guerra Mundial

Los conflictos militares producen avances militares de forma desenfrenada. La Segunda Guerra mundial hizo evolucionar diversos campos de la ciencia. En el caso que nos atañe, los blindajes sufrieron cambios significativos, no sólo su engrosamiento.

T-34 modelo 1943 soviético

Los alemanes se dieron cuenta de la necesidad de aumentar el blindaje tras los combates de Polonia y más durante la campaña de Francia. Los rifles anticarros o cañones anticarro penetraban fácilmente el blindaje, mientras que los cañones alemanes estaban muy limitados contra vehículos mucho más pesados como los Char B1 Bis o los Somua.

A pesar de ello, el aumento no fue tanto como cabría pensar, pues los buenos resultados pusieron sobre la mesa que la movilidad era fundamental a la hora de combatir. Con blindajes de 30 y 50 milímetros, los alemanes consideraron suficiente esta protección frente a los rifles anticarro y a los cañones anticarro a largas distancias.

KV-1E soviético

La Operación Barbarroja supuso un choque de fuerzas excepcional en la historia. Los soviéticos contaban con unos 25.000 carros de combate frente a más de 3.500 por parte del bando alemán. Dentro de esta gran flota soviética tenemos sobre 1.400 vehículos modernos como los T-34 y KV-1 frente a los 23.600 restantes que eran vehículos fabricados durante los años 30.

Los alemanes no tuvieron problemas en despachar a los vehículos ligeramente armados con sus cañones de 37 y 50 milímetros, pero se toparon con el T-34 que tenía 45mm en el frontal, lo cual no superaba el espesor de otros carros de combate pesados como los franceses, pero que sin embargo ofrecía mayor protección al estar inclinado a 60º de la vertical.

Por otra parte, el KV-1 tenía un blindaje más convencional, aunque su espesor llegaba hasta los 90-100mm en algunas partes. Sólo los cañones antiaéreos de 88mm y cargas explosivas correctamente colocadas podían perforar la coraza frontal de los KV-1.

Esto propició que los alemanes fabricasen cañones más potentes y aumentaran la protección de sus vehículos. El empleo de rifles anticarro por parte de los soldados soviéticos era más amplio que en otros países, lo cual obligo a los alemanes a proteger mejor sus laterales.

T-34-85 soviético

El Panzer III y Panzer IV llegaron a alcanzar 70-80mm frontales en sus últimas versiones, llegando al límite de sus suspensiones, pero ofreciendo buena protección frente a cañones soviéticos de 45 y 76,2 milímetros. El cañón Kw.K.40 de 75mm alemán, arma portada por StuG III y Panzer IV entre otros, supuso que la protección del T-34 y del KV-1 se viera reducida. Ya no eran invulnerables y de hecho el T-34 pasó a poder ser destruido a 1.500m de distancia.

La ventaja del KV-1 sobre el T-34 era su protección, ya que su armamento era el mismo, por lo que se cuestionaba su producción. El T-34 era mucho más móviles, menos propenso a averías y su potencia de fuego era igual. Para evitar dejar de lado su producción, primero se intentó añadir planchas de blindaje extra (KV-1E y también en el T-34), lo cual redujo todavía más su movilidad y aumentó averías. Finalmente se optó por aligerar su blindaje y pasó a tener un blindaje de entre 60 y 82 milímetros.

Alemania no sólo actualizó el blindaje de sus carros de combate, sino que fabricó nuevos tipos. El Panther copiaba en parte el blindaje inclinado del T-34 y lo potenciaba hasta los 80mm a 55º. Esto le confirió la mejor protección frontal del momento, dado que el Tiger I poseía 100mm frontales, pero sólo a 10º.

Panther alemán

El lateral del Panther fue puesto en duda. Se aumentó de 40mm a 50mm y se añadieron faldones laterales de 5mm de acero con el fin de aumentar la protección frente a los rifles anticarro. De no haber funcionado, el Panther hubiera sido sustituido por el Panther II con 60mm laterales. El esquema de blindaje se mantuvo hasta el final del conflicto.

El Tiger I fue todo un hito en cuanto a protección. Tenía la protección que el KV-1 tenía en 1941 (casi invulnerable a cualquier cañón), mientras que corregía uno de sus puntos débiles, el cañón. El Tiger I usaba blindaje en forma de caja por ser un diseño que se empezó a proyectar antes de divisar los primeros T-34, pero su espesor era suficiente como para detener los cañones de 76,2mm soviéticos (lo más potente que tenían en ese momento) incluso de lateral.

Tiger I alemán

En la carrera armamentística, los soviéticos no le dieron su debida importancia al inicio pensando que el Tiger I sería algo esporádico. Finalmente no les quedó más remedio que actualizarse y el T-34 cambió su torreta por una de 3 tripulantes, un cañón de 85mm y un blindaje de hasta 90mm. El chasis se mantuvo con los 45mm.

Los alemanes habían sacado al Tiger I con blindaje recto a pesar de conocer ya el blindaje inclinado del T-34, pero cambiar el diseño hubiera retrasado la puesta en marcha. En 1942 empezaron a trabajar en el Tiger II, un carro de combate pesado de 69t, con 150mm de blindaje frontal inclinado en el casco y 185mm en el frontal de la torreta. Además portaba un cañón Kw.K.43 de 88mm L/71 que mejoraba notablemente la penetración del Kw.K.36 del Tiger I.

Este aumento de blindaje frontal no vino acompañado de un aumento en los laterales, pues el peso aumentaría sustancialmente y no sería viable por su movilidad. Con la mejora de los cañones y municiones enemigos, el Tiger II siguió siendo impenetrable frontalmente, pero era relativamente débil por los laterales.

Tiger II alemán

Mientras tanto, los soviéticos buscaban construir un carro de combate pesado que sustituyera al KV-1S, que pudiera servir como carro de ruptura y que pudiera abatir a los carros de combate pesados alemanes. El IS-2 fue la solución. El modelo de 1943 tenía el frontal similar al del KV-1 mientras que el modelo 1944 tenía hasta 120mm inclinados 60º (según la fábrica podía variar el espesor).

La novedad del IS-2 en cuanto a blindaje no estaba en su frontal, sino en sus laterales. En la parte alta llevaba el blindaje inclinado 60º, por lo cual sus 90mm ofrecían una gran protección frente a ataques por los flancos. Eso venía acompañado por una reducción del espacio interno y una selección de personal para poder tripular el IS-2.

El aumento de espesor conllevó a que las primeras versiones del IS-2 tuviera fallos y su blindaje se quebrara. Los alemanes sufrieron la falta de materiales como el molibdeno que sustituyeron por vanadio, así como otros cambios en la cantidad de materiales específicos para la creación de aleaciones.

Posguerra

Con cañones cada vez más potentes, se buscó la forma de contrarrestarlos. Aumentar los espesores no era la solución, por lo que se buscaron alternativas. Los proyectiles de esta época eran propensos a rebotar contra blindajes muy inclinados. De aquí salieron tres ideas por parte de los soviéticos.

IS-3 soviético

La primera fue inclinar también el blindaje en el eje horizontal, como hicieron los alemanes con el A7V de la Primera Guerra Mundial, pero con ángulos más pronunciados. El IS-3 fue el primero en usar este blindaje y con 120mm de blindaje frontal podía resistir el impacto del Kw.K.43, el cañón más potente montado sobre un cazacarros en aquel momento.

La segunda idea fue en cuanto a la forma de la torreta. Usando acero forjado se hicieron torretas semiesféricas que permitían usar espesores variables de forma sencilla y con ángulos que el acero laminado no permitía. Un arco frontal de mucho espesor protegía a la tripulación, mientras que la partes superior de la torreta estaba menos protegida. Este tipo de torretas serían perfeccionadas y usadas durante años por los carros de combate soviéticos.

T-64 soviético

La tercera idea fue usar un blindaje inclinado vertical, pero llevado a ángulos extremos. Dado que la plancha frontal es muy grande, se pone menos blindaje a cambio de provocar que el proyectil rebote al golpear sobre un ángulo muy elevado. Esto se usaría en los carros de combate medios y los MBTs.

Los americanos siguieron mejorando su serie Patton usando una filosofía diferente. Los vehículos eran más grandes y se enfocaron más en mejorar sus prestaciones tecnológicas y la potencia de fuego. Hasta la llegada del Abrams, el blindaje no fue la principal característica, pero gracias al L7 de 105mm británico, la potencia de fuego de los carros de combate occidentales se mantuvo por encima de la de los soviéticos, la principal amenaza.

M60 Patton Americano

Hubo otros proyectos como el Leopard 1 o varios carros de combate frances (AMX30, Lorraine, etc), que opinaban que el blindaje ya no valía la pena, por lo que se centraron en las otras dos principales facetas, la movilidad y la potencia de fuego.

La munición HEAT de la Segunda Guerra Mundial no era muy precisa, pero con el paso de los años se perfeccionó y la gran amenaza que suponía un cañón de 37mm en los años 30, ahora lo eran las cargas huecas tipo HEAT. Se tardó en encontrar una solución. Los soviéticos usaron blindaje compuesto en el T-64, el primer carro de combate producido que llevaba blindaje separado en 3 capas, acero+cerámica+acero, dado que esa capa cerámica protegía mejor que el acero frente a proyectiles HEAT.

Merkava Mk.IV Israelí

Pero el mérito no es de los soviéticos, sino que los americanos ya habían experimentado con el T95, un vehículo que nunca fue producido, pero que sí llevaba blindaje compuesto. De hecho, los británicos desarrollaron el Chobham, un blindaje compuesto superior a los creados hasta la fecha y que luego usó también el famoso M1 Abrams entre otros muchos usuarios.

Con motivo de continuar aumentando la protección frente al HEAT, el blindaje reactivo destacó. Así como inicialmente se buscaba aumentar la protección frente a munición perforante, el blindaje reactivo demostró su potencial frente a las cargas huecas al expulsar el chorro de metal y evitar así la penetración.

T-72 soviético

Los Israelíes tenían varios M60 Patton modificados, pero querían su propio diseño. El Merkava fue revolucionario en su diseño y usó blindaje reactivo incorporado en el chasis. En diseños, principalmente soviéticos, ucranianos y derivados de estos, podemos observar bloques de blindaje reactivo (ERA).

Conceptos Teóricos

Ya que hemos hablado del blindaje y sus modificaciones a lo largo de la historia, ahora toca hablar un poco más a fondo sobre el por qué la inclinación mejora la protección y de qué forma afecta. Veremos también algunos ejemplos para entender por qué la forma de algunos blindajes es de una forma y no de otra.

La Inclinación

Ya en la Primera Guerra Mundial se usaba el blindaje inclinado. Aumentaba la protección frente a las balas y mejoraba la resistencia frente a impactos de alto explosivo. Sin embargo, en el periodo de entreguerras no se empleó de forma sistemática hasta que durante la Segunda Guerra Mundial se empezó a explotar este concepto.

Los motivos para el uso del blindaje inclinado son varios:

  • Con menor espesor se obtiene mejor espesor virtual.
  • Favorece los rebotes de los proyectiles.
  • Mejora la probabilidad de romper la punta de los proyectiles.

El Panther estaba mejor protegido frontalmente que un Tiger I, ya que tenía un blindaje virtual mejor y muchos impactos llegaban a rebotar evitando así la penetración.

Imagen 1: Tiger I Vs Panther

Como podemos observar en la imagen, el Tiger I tiene un blindaje virtual de 101mm frente a los 139mm virtuales del Panther, además de la mayor pendiente que como ya hemos dicho, facilita la posibilidad de rebotar el proyectil.

El Tiger I se empezó a diseñar antes de la Operación Barbarroja, pero no fue hasta encontrarse con los carros de combate T-34 y KV-1 cuando se retomó el proyecto y se empezó a pensar en serio y producirlo cuanto antes. Las victorias de 1939 y 1940 reflejaron que hacía falta un aumento del blindaje y unos cañones más potentes, pero el ejército alemán contaba con una victoria rápida sobre la URSS, por lo que no hubo una preparación adecuada en cuanto a material.

Tras examinar a los nuevos carros de combate soviéticos, se hizo un concurso para un nuevo carro de combate medio que finalmente fue el Panther con esos 80mm frontales a 55º de la vertical. El Tiger I ya estaban en proceso de creación por lo que no se alteró para inclinar su blindaje y así no demorar su aparición. Sin embargo, para 1942 ya se empezó a pensar en su sustituto, el Tiger II, protegido con 150mm frontales a 50º de la vertical que no llegaron a ser penetrados en combate, o al menos todavía no hay evidencias de ello.

Los soviéticos también hicieron algunos cambios. Cuando se proyectó el carro de combate IS, se usó el diseño de la serie KV para evitar retrasos en la producción inicial, pero pronto se modificó el frontal del chasis para hacerlo todo de una pieza y mismo grosor. Veamos el cambio realizado.

Imagen 2: IS-2 modelo 1943 Vs modelo 1944

Como podemos observar, el modelo 1944 ofrece mayor protección, debido a que la plancha inclinada a 72º tiene un espesor menor de casi la mitad.

Hay que tener en cuenta que la inclinación permite ganar blindaje virtual, pero siempre y cuando estemos en plano, ya que si el enemigo nos ataca desde una posición ligeramente elevada, perdemos parte de esa protección. En el caso del modelo de 1943, esos 70mm se vuelven muy vulnerables así como disparemos desde una posición elevada, mientras que los 120mm del modelo 1944 ofrecen mayor robustez.

Imagen 3: IS-2 Vs Tiger II

En esta comparativa vemos la diferencia entre el blindaje virtual del IS-2 modelo 1944 y el Tiger II. A pesar de que el IS-2 tiene 30mm menos de blindaje, al tener 10º más de inclinación, ofrece un mejor perfil balístico y el blindaje virtual es superior, ¿entonces significa que el Tiger II estaba peor protegido frontalmente que el IS-2? En realidad no.

No debemos sobrevalorar el significado del blindaje virtual, ya que los proyectiles de los carros de combate evolucionaron. Los proyectiles AP (Armor Piercing => Penetrantes) convencionales tendían a rebotar al alcanzar zonas anguladas, por lo que evolucionaron a los APC (Armor Piercing Capped = Pentrantes Recubiertos), que llevaban un metal más blando en la punta, permitiendo asentar el proyectil antes de la penetración. Fueron usados a menudo por los soviéticos.

Los proyectiles perdían también mucha velocidad una vez abandonaban el cañón, por lo que se les puso una cubierta aerodinámica y el proyectil se denominó APBC (Armor Piercing Balistic Capped => Penetrante con Recubrimiento Balístico). La combinación de los dos recubrimientos anteriores se denominó APCBC (Armor Piercing Capped Balistic Capped => Penetrante Recubierto con Recubrimiento Balístico), empleado por los alemanes en la Segunda Guerra Mundial.

Los proyectiles recubiertos permitían asentar el proyectil y a su vez reducían ligeramente el ángulo de incidencia en el momento que se deformaba la punta, por lo que el blindaje inclinado perdía algunos grados. Este es el motivo por lo que el frontal del Tiger II era más resistente que el del IS-2 a pesar de tener menor blindaje virtual.

Los proyectiles HEAT (High Explosive Anti-Tank => Alto Explosivo Anti-Carro) penetraban de forma longitudinal, por lo que en este caso podemos decir que el IS-2 ofrecía una ligera ventaja frente al Tiger II en cuanto a protección.

Habíamos comentado como tras la Segunda Guerra Mundial se buscaron los ángulos muy pronunciados. EL IS-3 es un claro ejemplo de lo que hablamos. Su blindaje se fabricó con la idea de poder resistir los disparos del Kw.K.43 alemán. Tenía una inclinación de 56º sobre la vertical y 40º sobre el eje horizontal, lo cual daría un ángulo compuesto de 65º y su blindaje virtual equivaldría a 120mm/65º = 284mm, superando al IS-2 a pesar de no aumentar el peso.

En cuanto al lateral, tanto el IS-2 como el IS-3 usaban un mismo patrón, con una parte plana (lateral inferior) y otra parte inclinada a 60º (lateral superior), lo cual le confería gran protección lateral. Veamos dos ejemplos de lo que puede llegar a suponer un disparo angulado, primero al mismo nivel y luego con 10º de desnivel.

Imagen 7: Blindaje lateral del IS-3 bajo varios ángulos de incidencia.

En el primer ejemplo vemos un impacto a 49º de la horizontal, estando al mismo nivel. Usando un conversor, el ángulo resultante entre 60º de la inclinación vertical del blindaje, más los 49º de la horizontal dan una angulación de 71º, lo cual aumenta exponencialmente el blindaje virtual. Si además hacemos otro ejemplo desde una posición un poco más baja, con 25º de diferencia, nos encontramos que la angulación aumenta hasta los 79º, ofreciendo un blindaje virtual superior a un disparo al frontal del chasis.

El T-64, primero carro de combate en ser producido en serie con blindaje compuesto, tenía un frontal multicapa de 206mm a 68º. Veamos la equivalencia.

Imagen 4: Blindaje Compuesto del T-64

A 60º de la vertical el blindaje es 2 veces mayor, mientras que aumentando sólo 8º más, el blindaje es 2,67 veces mayor. La ventaja de usar este tipo de blindaje y no el del IS-3 es que ahorramos peso a pesar del descenso del blindaje lateral en la parte delantera. Hay menos superficie, por lo que se reduce el peso a igual espesor.

Espacio Ocupado

El blindaje inclinado ya hemos visto que ofrece una mejora sustancial en la protección, pero ¿no tiene contras? Pues sí que las tiene. Una de las más importantes es el espacio ocupado. Mientras que un blindaje vertical permite maximizar el volumen interior, el blindaje inclinado provoca que haya que redistribuir el espacio de forma más selectiva.

Imagen 5: Comparación del espacio consumo del blindaje vertical frente al inclinado a 60º.

Teniendo en cuenta la imagen, esa forma no es factible para aplicar a los carros de combate, pues nos iríamos a una longitud exagerada y apenas tendríamos espacio útil para otros menesteres. Para paliar este problema se recortó el blindaje haciendo una punta.

Imagen 6: Comparación del área del blindaje vertical frente al inclinado.

Al recortar la punta, podemos usar la parte sobrante para alargar el chasis manteniendo el mismo alto de 250. En este caso hemos aumentado el largo de 500 a 596, casi un quinto más de largo respecto al blindaje vertical. esta es quizás una de las razones por lo que en los años 30 se usó tanto blindaje recto, pues la parte inferior del chasis solía ser un poco prominente para albergar la suspensión.

Overmatch y Rebotes

Anteriormente habíamos comentado que el blindaje inclinado permitía usar menores espesores para una misma protección. Si bien es cierto, hay que tener cuidado con el fenómeno llamado Overmatch. Cuando el proyectil tiene un diámetro superior al espesor del blindaje, el efecto de la inclinación se ve reducido.

Por ejemplo, el blindaje frontal del T-34 son 45º a 60º de la vertical y el Kw.K.40 L/48 penetra 74mm a 30º y 1500m. Si tenemos en cuenta que los Pz.Gr.39 penetran sobre un 60º menos contra blindaje a 60º[7], esos 74mm pasarían a ser 30mm a 60º a 1500m. y teóricamente el Kw.K.40 no podría penetrar el frontal del T-34. Sin embargo, los alemanes hicieron pruebas balísticas y consiguieron penetraciones a 1600m.

Las fórmulas nunca tienen en cuenta todos los factores. En este caso, esa regla del 60% menos, es decir, un 40% del valor a 60º no tiene en cuenta el calibre frente al grosor, pues es ahí donde entra en juego el overmatch y ese blindaje en realidad ofrece menos resistencia de la que debiera tener en la teoría.

En algunos casos se optó por endurecer mucho el blindaje hasta unos 400-600 Brinells. Los alemanes lo hacían en la Segunda Guerra Mundial con las planchas más finas con motivo de hacerlas más resistentes frente a pequeños calibres, como rifles anticarro. También usaron el "Face Hardened", que se trataba de endurecer unos milímetros del blindaje exterior para que cuando el proyectil enemigo impactase, se rompiera la punta debido a la dureza. Sólo lo hacían con la parte exterior dado que este endurecimiento producía fragilidad y así no debilitaban la plancha.

Los soviéticos usaban blindaje de alta dureza en el chasis del T-34, mejorando la protección contra cañones de similar espesor o inferior. Sin embargo, los proyectile sde 75mm lo tenían más fácil. El KV-1 llevaba un blindaje menos duro, cosa que cambió con la llegada del IS-2 que usaba acero de alta dureza.

Para evitar los rebotes, los proyectiles se empezaron a usar con un recubrimiento de un metal más débil que servía como apoyo. Los proyectiles APCR tenían una mayor probabilidad de rebotar contra superficies bien anguladas, en parte debido al menor tamaño del núcleo.

Blindajes Curvos

El acero forjado es fácil de adaptar a formas poco convencionales que con el acero laminado serían complicadas de crear. Básicamente se trata de hacer un molde, llenarlo de acero y templarlo adecuadamente. EEUU usó acero forjado en algunos Sherman, por ejemplo. El frontal se hacía de acero forjado en vez de laminado, generando zonas redondas en vez de terminadas en ángulos rectos.

También lo usaron para fabricar torretas. Los alemanes usaron el acero forjado para fabricar manteletes y algunas piezas (ruedas, cadenas, etc), pero no lo extendieron a la fabricación de blindajes, al menos de forma habitual.

Los soviéticos usaron también el acero forjado para fabricar torretas. Las formas redondeadas permitían tener un blindaje adecuado a cambio de ahorrar en espacio. El IS-3 fue el precursor de las torretas semiesféricas soviéticas que usarían los carros de combate soviéticos durante los siguientes años.

En el esquema de blindaje del IS-3 se llegaban hasta los 240mm de blindaje, pero no era en todos los puntos de la torreta, sino en la parte más inferior. Esto tiene un motivo. Veamos un ejemplo de una torreta de espesor constante.

Imagen 8: Esquema de blindaje semiesférico.

Como podemos observar en la imagen, en la parte más baja tenemos una protección de 44,6mm frente a 96,48mm en la parte superior, teniendo en cuenta un impacto frontal. Esto significa que cuanto más arriba, mayor angulación y mayor blindaje a igual espesor, mientras que cuanto más abajo, menor protección a igual espesor.

Si tenemos en cuenta que los tripulantes estarán en la parte más baja del esquema de blindaje y que en la imagen es donde menos protección hay, está claro que el blindaje no está bien repartido. Veamos una mejor distribución.

Imagen 9: Esquema de blindaje semiesférico con espesor variable.

En este ejemplo partimos de un espesor inicial de 135mm. A medida que subimos, el blindaje baja a 119mm y 104mm, pero la protección aumenta en vez de disminuir. Es un esquema ascendente en doble sentido. Quitamos blindaje según subimos y a su vez aumenta la protección. Para conseguir la protección óptima, lo suyo sería establecer el nivel de protección que queremos y hasta donde prolongarlo.

El blindaje curvo forjado también fue usado en algunos manteletes, de tal forma que se obtenía blindaje inclinado de forma sencilla, cosa que de haberse hecho en acero laminado hubiese sido más complicado. El Panther es un ejemplo claro del uso de este blindaje.

Imagen 9: Mantelete "Chin" (foto superior) del Panther frente al modelo inicial.

El Panther usaba blindaje curvo en su mantelete de espesor constante. El defecto de este blindaje es que la parte inferior podía producir rebotes que  era desviados hacia la parte superior del casco, por lo que se arregló modificando la parte inferior al mantelete denominado "chin" que es el de la imagen superior. Al ser plano le agregaron más blindaje, por lo que pasó de ser un punto débil a ser un punto fuerte.

Fuentes

  1. Blindaje del T-64A, en Inglés: http://www.tank-net.com/forums/index.php?showtopic=16675&page=35
  2. Mikhail Baryatinskiy, "T-34 Medium Tank", Russian Armour Volume 4, Ian Allan Publishings, Moscú, 2007, ISBN 978-071103265-1.
  3. Mikhail Baryatinskiy, "The IS Tanks. IS-1, IS-2, IS-3", Russian Armour Volume 1, Ian Allan Publishings, Moscú, 2006, ISBN 0-7110-3162-2.
  4. Steven J. Zaloga y Peter Sarson, "T-34 Medium Tank 1941–45", Osprey Military, London, 1994, ISBN 1-85532-382-6.
  5. Walter J. Spielberger y Hilary L. Doyle, "Tigers I and II and their variants", Schiffer Publishings, ISBN 978-0-7643-2780-3.
  6. Lorrin Rexford Bird y Robert D. Livingstone, "WWII Ballistics- Armor and Gunnery", Overmatch Press, USA, 2001
  7. Thomas L. Jentz, "Germany's Tiger Tanks: Tiger I & II: Combat Tactics", Schiffer, China, 1997, ISBN 0-7643-0225-6
  8. Thomas L. Jentz, "Panzer Truppen 1: The Complete Guide to the Creation & Combat Empleoyment of Germany's Tank Force · 1943-1945", Schiffer Military History, Great Britain, 1996, ISBN 0-88740-915-6


Utilidades

Artículo creado por ACB, el Mutie

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada