World of Armor



Bienvenido a World of Armor, una página dedica especialmente a los carros de combate de la Segunda Guerra Mundial, aunque también haremos mención a carros de entreguerras y de la década de los 40.

Esta página es personal, pero si alguien quiere añadir información sobre cualquier tipo de vehículos de la Segunda Guerra Mundial, puede contactar conmigo y veremos de añadirlo a la página.

Intentaré que esta página sea neutral, es decir, no favorecer a ninguno de los bandos implicados en la guerra, sino ser lo más objetivos posibles. Se permitirán comentarios en los artículos, lo que significa que se permite criticar lo que vaya colgando, siempre y cuando se respeten las normas habituales de convivencia y no se falte el respeto. Críticas constructivas sí, destructivas no.

El objetivo de esta página es la de informar a los aficionados de los carros de combate, cómo eran, sus características y sobre todo, hacer análisis de alto rigor con el fin de sacar conclusiones realistas sobre los vehículos que revolucionaron el arte de la guerra. Aparte de lo citado, también pondré algún artículo que haga referencia a los carros de combate, pero que se centre en batallas o temas por el estilo.

sábado, 3 de diciembre de 2016

El Tiger 311 el primer día de Ciudadela

Introducción.
La batalla de Kursk fue una serie de enfrentamientos entre las fuerzas alemanas y soviéticas entorno a la ciudad de Kursk, en los meses de julio y agosto de 1943. La ofensiva alemana llevada a cabo fue denominada Operación Ciudadela, con la cual se esperaba debilitar el potencial de la ofensiva soviética de verano de 1943, aislando un gran número de fuerzas que se preveía que estarían posicionadas en el saliente de Kursk dispuestas para una ofensiva. Al eliminar el saliente de Kursk también se podría acortar la linea de frente alemana, reduciendo el número de unidades comprometidas en mantener la linea del frente, unidades ya de por si sobreestiradas y sobrecargadas. El plan consistía en dos pinzas que penetrarían a través de los flancos norte y sur del saliente, envolviendo a las unidades rusas desplegadas en torno a él.

La pinza norte en dirección sur la llevaría a cabo el Grupo de Ejércitos Centro al mando de Günter von Kluge, con el 2º Ejercito Panzer, el 2º Ejercito y el 9º Ejercito. Por otro lado, de la pinza sur se encargaría el Grupo de Ejércitos Sur al mando de Erich von Manstein, con el 4º Ejercito Panzer y el Destacamento Kempf. El Destacamento Kempf lo formaba:
  • III Cuerpo Panzer.
  • XI Cuerpo de Ejercito.
  • XLII Ejercito.
  • Schwere Panzerabteilung 503.
Como veremos mas adelante, es dentro del III Cuerpo Panzer donde el 503 desarrollaría su actividad.

Estructura y despliegue del Schwere Panzerabteilung 503 durante la Operación Ciudadela.
El Schwere panzerabteilung 503 fue uno de los batallones de tanques pesados creados por Alemania durante la Segunda Guerra Mundial. El 503 estaba formado por la sección del cuartel general con 3 Tigers, y 3 compañías. Cada compañía estaba compuesta por 2 Tigers de mando y tres pelotones de carros, cada uno con 4 Tigers, lo que hacía una fuerza teórica de 14 Tigers por compañía, y 45 Tigers por batallón. Al entrar en combate el 5 de julio, el 503 disponía de 42 Tigers operativos.
               Imagen 1: Composición del 503 en julio de 1943.

El número táctico en los laterales de la torreta del Tiger permitía identificar de forma fácil su posición dentro del batallón, así el carro 321 correspondía al 1er carro del 2º pelotón de la 3ª compañía. También podemos ver la insignia del 503, un tigre dentro de un círculo blanco.

A pesar de las enérgicas objeciones del comandante del batallón, el Oberleutnant Scherf, el 503 fue dividido y repartido entre las tres divisiones panzer del III Cuerpo Panzer para el ataque. Como resultado, la 1ª compañía quedó subordinada a la 6ª División Panzer, la 2ª compañía a la 19ª División Panzer, y la 3ª compañía a la 7ª División Panzer.

La 3ª compañía quedó bajo el control operacional del 25º Regimiento Panzer de la 7ª División Panzer, cuyo comandante era el Oberstleutnant Schulz, más tarde Generalmajor y poseedor de la Cruz de Caballero con diamantes. Dentro de la 3ª compañía, el 2º pelotón al mando del Leutnant von Rosen estaría al frente durante el cruce del Donets y los ataques posteriores.

En los días precedentes al ataque, von Rosen ya había reconocido el terreno en busca de un vado para los carros. Había dirigido el reconocimiento durante una patrulla nocturna junto a los ingenieros de combate y los granaderos que estaban en la línea del frente. El lecho del río estaba bien, pero las orillas eran demasiado escarpadas en ambos lados y habrían de ser reducidas por los ingenieros mediante explosivos. Por lo tanto, los planes se dispusieron para que los granaderos conquistaran una cabeza de puente, y justo después los ingenieros comenzaran su trabajo.
Durante la noche del 4 de julio la 3ª compañía se desplazo a sus posiciones de salida. El 2º pelotón se trasladó directamente a una zona justo al oeste del punto de cruce en Solomino.

El Tiger 311 el primer día de Ciudadela.

Tripulación del Tiger 311
 Comandante de carro Leutnant[1] Weinert 
 Artillero     Unteroffizier Niemann 
 Conductor   Unteroffizier Kuhnert 
 Operador de radio Obergefreiter Lehner 
 Cargador Gefreiter Stühler 

5 de julio de 1943: A las 0200 horas los carros estaban listos para marchar; las tripulaciones convocadas para recibir las órdenes. Con una linterna, el Oberleutnant Scherf leyó la orden del día para el ataque sobre las posiciones rusas al este del río Donets entre Belgorod y Orel. Treinta minutos después, simultáneamente con los primeras salvas de artillería y de los lanzadores de cohetes, los Tigers rodaron a través de un estrecho desfiladero en el bosque sobre la planicie del Donets. El cruce del río se llevaría a cabo gracias a un vado, no lejos de la villa de Solomino.

Habíamos ejecutado esta fase de la operación varias veces en las tablas de arena[2] en Kharkov: 2º pelotón en cabeza, luego el carro de mando, seguido del 1er pelotón y a continuación el 3er pelotón. Esa mañana nos aproximamos al cruce en dicho orden. El Tiger 321 del Leutnant von Rosen enfiló el vado directamente. Los demás esperaron en la orilla en posiciones a cubierto. Con tensión, vigilamos sus pasos a través el vado. Pausadamente, antes de que el agua superara los guardabarros laterales, el Tiger se abrió camino por el Donets, al parecer sin problemas. Sólo unos pocos metros más y el siguiente carro podría seguirle. Pero no es lo que ocurrió.

Imagen 2: Avance de la pinza sur entre los días 5-14 de Julio. El 503, junto a la 7ª División Panzer, cruza el Donets al sudeste de 
Belgorod (cerca de Solomino) y progresa en dirección norteste a lo largo del arroyo Rasumnaya.

El Tiger 321 se quedó atascado en la orilla. A pesar de los repetidos intentos, no pudo agarrar tierra firme bajo sus cadenas. Tenía que volver. Se desbarató la operación de vadeo.

¿Qué se iba a hacer? Un poco más arriba del río había un puente provisional. En ese instante, el 25 regimiento panzer estaba cruzándolo. ¿Por qué no podíamos seguirlos sin más? no disponible para vehículos demás de treinta toneladas! Tendría que organizarse un nuevo cruce para los Tigers. En vez de “¡Carros al frente!” el grito fue esta vez “¡Ingenieros manos a la obra!”. Mientras, la artillería rusa había acertado con la distancia al cruce. Los proyectiles estallaban por todas partes, así como las impredecibles salvas de los órganos de Stalin. Los ingenieros de combate no permitieron que los molestaran. Arrastraron los pesados materiales para tender puentes al frente, los condujeron al lecho del río y tendieron tablones de madera.

Los Tiger aguardaron dispersados ampliamente por la abierta planicie del Donets. El sol hacía arder el blindaje de acero sin piedad. En el compartimento de combate hacía un calor como si fuera una incubadora. Los soldados de infantería heridos, volviendo de la batalla, no podían entender que los Tigers fueran incapaces de avanzar. Una y otra vez nos decían, “¡Avanzad, Avanzad hacia delante, vuestros camaradas os estan esperando!”.

Finalmente habíamos alcanzado el punto de no retorno: “¡Compañía, marchad!”. Tras unos cientos de metros hicimos contacto con el enemigo. “¡Dos en punto, búnker -- alto explosivo!” Cambié a modo automático. Mi pie presionó hacia delante los pedales del mecanismo de giro de la torreta, mi mano izquierda ajustó el alcance en las ópticas, a continuación alargué la mano hacia la rueda del mecanismo de giro horizontal del cañón, mi mano derecha hizo girar el mecanismo de elevación. “¡Identificado!” ¡seguro desactivado! “¡Disparar cuando esté listo!” Pulsé el gatillo. El objetivo desapareció entre una nube de humo. ¿Fue un impacto? el Leutnant Weinert no me dejó tiempo para comprobarlo. El carro ya estaba avanzando de nuevo. En las ópticas ya tenía otra imagen.

Y así continuó varias veces: descarga -- nube de humo -- hacia delante. El Tiger estaba constantemente en movimiento, avanzando o retrocediendo. Pronto no tuve ni idea de donde veníamos. Los soldados rojos aparecieron frente al carro. Condujimos directamente hacia una posición defensiva. “¡Coaxial!” Aumentaron las figuras vestidas de marrón, arrodillándose y poniéndose en pie, disparando sus ametralladoras y fusiles contra nuestra coraza de acero. Unos pocos se echaron atrás. Otros buscaron cobertura en una depresión del terreno. No pudieron pararnos. Aquellos que no fueron reducidos por las ráfagas de nuestras ametralladoras fueron atropellados.

A la derecha había un campo de trigo. “¡Tened cuidado con los cañones antitanque!” el Leutnant Weinert dio la orden de acabar con cualquier enemigo que hubiera por allí. Un pequeño cambio de dirección hacia la derecha. “¡Una en punto -- cincuenta metros -- alto explosivo -- seguro!” Nos movimos con mucha cautela hacia delante, mi frente duramente presionada contra el protector de las ópticas. Todo lo que podía ver eran tallos de trigo. Un sentimiento incomodo. Allí, un fogonazo -- un impacto sordo contra el blindaje. Al mismo tiempo se levantó un surtidor de tierra a una distancia de treinta o cuarenta metros.

“¡Bravo, impacto directo!” No fui consciente de que había disparado el cañón. No marcó ninguna diferencia. El cargador, en cualquier caso, introdujo una nueva ronda en la recamara.

El Tiger recibió mas impactos. El fuego procedía de las profundidades del campo de trigo. No se veía al enemigo. Sin embargo, el cargador tuvo que trabajar sin descanso. Seguí las instrucciones del Leutnant Weinert exactamente. “¡Fuego, Fuego de nuevo! ¡Ivan no debe sentir que esta a salvo!”.

Un fuerte impacto sacudió el carro. El Unteroffizier Kuhnert gritó algo como “¡penetración!”; El Obergefreiter Lehner gritó algo como “¡herido!” el Leutnant Weinert se lo tomó con mucha calma. “¿Alguien más?” “No, Herr Leutnant” “Pues sigamos adelante, Kuhnert”.

Tranquilamente, como si fuera un campo de entrenamiento, el Leutnant Weinert llevó al Tiger a través del campo de trigo en dirección al cañón antitanque. Izquierda, derecha, izquierda. Las cadenas atraparon el cañón. Bajo el peso de nuestras sesenta toneladas se rompe en pedazos. Destruí el siguiente cañón antitanque. A continuación otro estruendo. El sistema eléctrico dejó de funcionar; el zumbido se extinguió en los auriculares. Sin embargo, el carro siguió moviéndose. Un poco a la derecha, otro cañón antitanque apenas distante cincuenta metros. Fuego de ametralladora. En ese instante hubo movimiento en el cañón; un destello, un impacto contra el Tiger. Un golpe temible resonó en todo el compartimento de combate. Antes de que supiera que estaba pasando, el Unterofficier Kuhnert ya había girado hacia la posición del cañón. El cuarto cañón fue puesto fuera de combate. Pero no escapamos impunes. Un impacto en la parte trasera detuvo el motor. Aun estábamos allí, incapaces de movernos. El motor de arranque ya no funcionaba. Intente girar horizontalmente la torreta a mano. En ese momento el Leutnant Weinert gritó, “¡Alto!”, “¿Qué fue del cañón antitanque?” pregunté. “El Oberfeldwebel Rondorf se encargó de él”. Así que no estábamos solos. La operación “Campo de trigo” llegaba a su fin. Hora de un cigarrillo, y por fin, aire fresco.

Pero el día no acabo con esto. Se nos informó de la presencia de carros enemigos. Arrancamos el motor con la manivela. Al retirarnos del campo de trigo nos topamos con una mina. Por fortuna, solo sufrimos desperfectos menores en el tren de rodaje, los cuales fueron solucionados rápidamente. A continuación llegamos a un pueblo en llamas (¿Rasumnoje?). Los tanques enemigos fueron fáciles de identificar. Distancia 1200. Necesité dos rondas para poner fuera de combate el primer carro.

El siguiente T-34 apareció en nuestra linea de fuego. Se movía con velocidad. En ese tiempo el cargador tuvo que introducir tres rondas en la recamara.Tras esto, la cosa se calmó. La compañía estableció las medidas de seguridad para pasar la noche. Dos días después, el Tiger 311 estaba en los talleres de mantenimiento. Fue dado de baja y canibalizado. El daño en el casco y en la transmisión acaecidos el 5 de julio y durante la continuación del ataque el 6 de julio no pudieron ser reparados con los recursos disponibles en el taller de mantenimiento.

La torreta del Tiger desde los ojos del artillero.
Todos tenemos en mente el aspecto exterior de la inconfundible silueta del Tiger, ¿Pero como se distribuía la tripulación en el interior del carro?. La tripulación constaba de 5 tripulantes: comandante, artillero, cargador, conductor y operador de radio.

Imagen 3: Disposición de la tripulación dentro del carro.

En la imagen de la derecha, con el Tiger visto de frente, podemos ver a los dos tripulantes que iban en el interior del casco, el operador de radio (izquierda) y el conductor (derecha).
En la imagen izquierda, dentro de la torreta, vemos a los 3 tripulantes restantes, así de izquierda a derecha tenemos: cargador, comandante y artillero.

En el relato anterior, el Unteroffizier Niemann nos narra de primera mano los pasos a seguir para fijar y destruir un blanco:
  1. "¡Dos en punto, búnker -- alto explosivo!" .
  2. "mi pie presionó hacia delante los pedales del mecanismo de giro de la torreta".
  3. "mi mano izquierda ajustó el alcance en las ópticas".
  4. "a continuación alargué la mano hacia la rueda del mecanismo de giro horizontal del cañón".
  5. "mi mano derecha hizo girar el mecanismo de elevación".
  6. "pulsé el gatillo".
Si nos basamos en los términos vistos en la imagen anterior, podemos establecer una relación entre los pasos que realiza el Unteroffizier Nuemann y los mecanismos que utiliza:

Imagen 4: despiece de la torreta.

 Paso Término en inglés  Término en español    
 1  Azimuth Indicator. Indicador de Azimuth de 12 horas.
 2  Power traverse controller rocking plate. Mecanismo de giro horizontal de la torreta. Dos pedales, uno por pie.
 3  Optics. Ópticas.
 4  Traversing handwheel. Volante de giro horizontal de la torreta. Permitía mayor precisión mediante ajuste manual.
 5  Elevating handwheel. Volante de elevación del cañón.
 6  88 mm gun firing handle. Palanca de disparo del cañón de 88 mm.

Imagen 5: Vista interior de la posición del artillero.

Exactitud del relato.
Wolfgang Schneider es uno de los historiadores militares mas reputados en cuanto al Tiger y a su historia operativa en las diferentes formaciones a lo largo de la Segunda Guerra Mundial. En su libro Tigers in Combat Vol. I, en el capítulo dedicado al 503, podemos leer lo siguiente:
  • 1 de julio de 1943: Zona de reunión en Tolokonoje para la Operación Ciudadela. A pesar de las repetidas objeciones del comandante del batallón, las tres compañías son dividas entre las tres divisiones blindadas: la 1./503 (1ª compañia del 503) apoya la 6. División Panzer, la 2./503 la 19. División Panzer, y la 3./503 la 7. División Panzer.
  • 5 de julio: inicio de la batalla con 42 Tigers. La 1./503 compañía ataca en dirección Michailowka-Staryj Gorod. La 2./503 compañía se atasca en un campo de minas cerca de Michalowka; todos los tanques resultan dañados.
La 3./503 compañía intenta vadear el Donets 7 kilómetros al sudeste de Belgorod, cerca de Solomino; el Tiger 321 se atasca cerca de la orilla. No es hasta la tarde cuando se levanta un puente de pontones. Se rechaza un contraataque enemigo cerca de Rasumnoje.
34 T-34 puestos fuera de combate.
  • 6 de julio: la 1./503 compañía captura Rasumnoje. La 3./503 compañía sigue avanzando a lo largo del arroyo Rasumnaya en dirección a Generalowka.

Notas.
  • [1]. Se ha preferido dejar los rangos militares en el original en alemán. En la siguiente tabla podemos ver la equivalencia de rangos con el ejército español en la actualidad:
 Generalmajor  General de brigada
 Leutnant  Alférez
 Unteroffizier  Cabo
 Obergefreiter  Sin equivalencia en el ejército español, estaría entre el cabo y el soldado de primera.
 Grefeiter  Sin equivalencia en el ejército español, estaría entre el cabo y el soldado de primera.

Fuentes de las imágenes.
  • Imagen 1: Tigers in Combat I, de Wolfgang Schneider, página 190.
  • Imagen 2: Kursk 1943: The tide turns in the east, de Mark Healy, página 42.
  • Imagen 3: Composición realizada a partir de dos imágenes de Tiger I Tank by Targa.
  • Imagen 4: Tiger Tanks at War, de Michael Green & James D. Brown, página 23.
  • Imagen 5: Composición realizada a partir de:
    • Imágenes a color: Tiger Tank - Owner's workshop manual, de The Tank Museum 2011, páginas 115 (foto derecha) y 116 (foto izquierda).
    • Imágenes en blanco y negro: Tiger Tanks, de Michael Green, página 36 (foto pequeña) y 98 (foto grande).

Bibliografía.
  • La sección "El Tiger 311 el primer día de Ciudadela" corresponde a la traducción del capítulo nº 21 de The Combat History of German Tiger Tank Battalion 503 in World War II, de Franz-Wilhelm Lochmann & Alfred Rubbel & Richard Freiherr von Rosen.
  • The Combat History of German Tiger Tank Battalion 503 in World War II, de Franz-Wilhelm Lochmann & Alfred Rubbel & Richard Freiherr von Rosen.
  • Tigers in Combat I, de Wolfgang Schneider.
  • Tiger Tanks at War, de Michael Green & James D. Brown.
  • Tiger Tank - Owner's workshop manual, de The Tank Museum.
  • Tiger Tanks, de Michael Green.
  • Kursk 1943: la batalla decisiva, de Álvaro Lozano.
  • Kursk 1943: The tide turns in the east, de Mark Healy.

Artículo creado por edumardo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada