World of Armor



Bienvenido a World of Armor, una página dedica especialmente a los carros de combate de la Segunda Guerra Mundial, aunque también haremos mención a carros de entreguerras y de la década de los 40.

Esta página es personal, pero si alguien quiere añadir información sobre cualquier tipo de vehículos de la Segunda Guerra Mundial, puede contactar conmigo y veremos de añadirlo a la página.

Intentaré que esta página sea neutral, es decir, no favorecer a ninguno de los bandos implicados en la guerra, sino ser lo más objetivos posibles. Se permitirán comentarios en los artículos, lo que significa que se permite criticar lo que vaya colgando, siempre y cuando se respeten las normas habituales de convivencia y no se falte el respeto. Críticas constructivas sí, destructivas no.

El objetivo de esta página es la de informar a los aficionados de los carros de combate, cómo eran, sus características y sobre todo, hacer análisis de alto rigor con el fin de sacar conclusiones realistas sobre los vehículos que revolucionaron el arte de la guerra. Aparte de lo citado, también pondré algún artículo que haga referencia a los carros de combate, pero que se centre en batallas o temas por el estilo.

sábado, 3 de diciembre de 2016

Defensa Soviética en el Río Dubissa

Introducción


Fotografía de un KV-1
La Serie KV fue una serie de carros de combate tildados de "malos" debido a la sombra que les hizo el T-34 y los defectos físicos de los carros de combate nuevos, así como la falta de tripulaciones expertas que le pudieran sacar un buen rendimiento durante la Operación Barbarroja. En la Defensa del río Dubissa intervinieron carros de combate KV, demostrando que de haber sido bien empleados, hubieran podido detener a cualquier carro de combate contemporáneo.

La Defensa

Los primeros enfrentamientos entre los Panzer alemanes y los KV soviéticos tuvieron lugar en Lituania. El Coronel General F.I. Kuznetsov tenía dos Cuerpos Mecanizados parcialmente equipados, el 3º con 52 carros de combate KV y comandado por el General de División Kurkin y el 12º mandado por el General de División Shestopalov. El 3º Cuerpo Mecanizado fue dividido y enviaron al río Dubissa al 12 Cuerpo Mecanizado junto con la 2ª División de Carros de Combate para detener el avance alemán hacia la principal autovía Tilsit-Shauliya.

Se lanzó un ataque con unos 80 carros de combate BT, 20 KV y un grupo reducido de T-34. El General Reinhardt, que mandaba al 41º Cuerpo del Ejército Panzer relataba: Un centener de nuestros carros de combate, de los que más o menos un tercio eran PzKpfw IV, ocuparon sus posiciones para un contraataque. arte de nuestra fuerza se encontró de frente con el enemigo, pero la mayoría estaba en sus flancos. Aporrearon a los monstruos de acero desde tres lados, pero los intentos por destruirlos eran vanos. Por el contratio, pronto fueron nuestros carros los que eran puestos fuera de combate. Tras una prolongada lucha con los gigantes soviéticos, las unidades acorazadas alemanas empezaron a retirarse para evitar ser aniquiladas. Escalonados a lo largo y en profundidad, los gigantescos carros se acercaban más y más. Uno de ellos empezó a aproximarse a un panzer que estaba atascado en una charca pantanosa. Sin vacilar, el monstruo negro rodó tranquilamente sobre el mismo. En aquel momento llegó un obús alemán de 105 mm; su comandante, al ver que se aproximaban carros enemigos, ordenó abrir fuego sostenido, sin causar el más mínimo daño. Uno de ellos se acercó a 100 m del obús; éste volvió a hacer fuego y el proyectil le golpeó con toda su fuerza. El carro se detuvo como alcanzado por un rayo. "Lo hemos conseguido", pensaron los artilleros, bastante aliviados. "Sí, lo hemos conseguido", dijo el capitán de la pieza. Pero su expresión cambió de repente cuando uno de ellos gritó: "¡Está moviéndose otra vez!". No quedó ninguna duda cuando las relucientes orugas se aproximaron al obús y lo aplastaron como un juguete, continuando su camino como si fuese la cosa más natural del mundo.

Tanto los cañones de 37mm de los Panzer 35(t) como los 75mm cortos del Panzer IV eran ineficaces contra los KV. La 2ª División de Carros de Combate anotó 40 Panzer alemanes destruidos, así como otro tantos cañones de campaña. Una parte de ellos fueron literalmente aplastados debido a la falta de municiones.[1]

Fotografía de un KV-2
La 2ª División se retiró y se topó con el 12º Cuerpo Mecanizado al norte de Rasyeinyia. La 2ª División tenía poca municióon y combustible, así como los carros de combate viejos[2] estaban en malas condiciones mecánicas debido al esfuerzo y al mal mantenimiento anterior al combate. La División llegó al río Dubissa, pero tenía a la 6ª División Panzer en los alrededores, ocupando Rasyeinyia, teniendo en su poder dos cabezas de puente. Solyalyankin envió un KV-2 y algunos soldados a las posiciones alemanas sobre el río para cortarles las conexiones por tierra a los alemanes.

El 23 de julio, el Batallón de Lyadaverai se percató de la presencia soviética en la zona y envió a algunos cañones anticarro de la 41º División de Cazacarros junto con obuses de 105mm del Regimiento de Artillería número 76 para cubrirse de un posible ataque. Una columna de socorro desde Rasyeinyia trató de acudir en ayuda del batallón aislado, pero el KV-2 abatió a los 12 camiones, así como a posteriores intentos de ayuda. Tanto los cañones de 37mm de los Panzer 35(t) como los anticarros de 37mm no tenían efecto alguno sobre los carros de combate pesados KV y sólo los obuses de 105mm tenían la capacidad de dañarlos.

La 6ª División Panzer pidió ayuda a la 1ª División Panzer para que atacase al flanco soviético. Por la tarde, cañones canticarro Pak.38 de 50mm se posicionaron a 550m y comenzaron a abrir fuego sobre el KV-2, que recibió 6 disparos directos sin causar daños en el blindado. El KV-2 destruyó uno de los cañones y dañó a los otros. Un Flak de 88mm de la 298º División Antiaérea fue llevado hacia la posición del carro soviético, siendo camuflado con ramas para pasar desapercibido. Sin embargo, a 900m, el KV-2 efectuó dos disparos y eliminó al cañón anticarro junto con el semioruga que lo remolcaba.

Ya de noche, un grupo de soldados colocó una carga doble de explosivos sobre el casco del KV-2 y la hizo detonar. Los daños fueron solamente en la oruga y en el guardabarros. La explosión no penetró el blindaje. Mientras tanto, los tripulantes del KV-2 efectuaron disparos de ametralladora hacia los soldados alemanes. Una segunda carga en el cañón obtuvo de nuevo daños reducidos.

Al día siguiente, otro cañón antiaéreo de 88mm fue llevado desde Rasyeinyia hacia la posición del solitario KV-2. Varios Panzer 35(T) dispararon contra el carro soviético para distraerlo mientras el 88mm efectuaba 6 disparos directos. Se acercaron para comprobar los daños y vieron como sólo 2 de los 6 proyectiles habían penetraro. Había 7 concavidades de impactos de 50mm y ningún daño visible de los cañones de 37mm.

Un par de carristas treparon por el tanque y éste comenzó a girar su torre. Un zapador arrojó varias granadas por la parte posterior de la torre, finiquitando al KV-2 que había demorado el avance de la 4ª División Panzer y obligado a la 1ª División Panzer a desviarse de su rumbo para ayudarles.

Fuente: "Los carros pesados KV-1 y KV-2", por Steven J. Zaloga, Osprey Military.

Notas

  1. Grigory Ivanovich Kulik fue el principal causante de la falta de municiones perforantes para los cañones de 76,2mm.
  2. Con la palabra viejos se refiere a carros de combate T-26 y BT.

Artículo creado por ACB, el Mutie

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada