World of Armor



Bienvenido a World of Armor, una página dedica especialmente a los carros de combate de la Segunda Guerra Mundial, aunque también haremos mención a carros de entreguerras y de la década de los 40.

Esta página es personal, pero si alguien quiere añadir información sobre cualquier tipo de vehículos de la Segunda Guerra Mundial, puede contactar conmigo y veremos de añadirlo a la página.

Intentaré que esta página sea neutral, es decir, no favorecer a ninguno de los bandos implicados en la guerra, sino ser lo más objetivos posibles. Se permitirán comentarios en los artículos, lo que significa que se permite criticar lo que vaya colgando, siempre y cuando se respeten las normas habituales de convivencia y no se falte el respeto. Críticas constructivas sí, destructivas no.

El objetivo de esta página es la de informar a los aficionados de los carros de combate, cómo eran, sus características y sobre todo, hacer análisis de alto rigor con el fin de sacar conclusiones realistas sobre los vehículos que revolucionaron el arte de la guerra. Aparte de lo citado, también pondré algún artículo que haga referencia a los carros de combate, pero que se centre en batallas o temas por el estilo.

lunes, 5 de febrero de 2018

Opinión Personal Sobre el M4 Sherman

El Sherman es uno de los carros de combate más infravalorados de la Segunda Guerra Mundial. Fue el segundo carro de combate más fabricado durante la Segunda Guerra Mundial, de origen estadounidense y su producción comenzó en el año 1942.

Habitualmente se dice que el Sherman era un carro de combate que ardía con mucha facilidad, de mala protección y mal cañón. Es la descripción que se le da a este carro en muchos sitios y que con el tiempo se ha expandido como la pólvora.

El tema de que ardía con facilidad ya lo traté anteriormente en esta página y puse evidencias de que no ardía más que otros carros de la época (ver artículo). Sobre la protección, hay que decir que era bastante similar al del T-34 o el del Panzer IV. El problema es que el Sherman llegó a Europa en 1944 y era lo más pesado que estaba desplegando el ejército estadounidense. En muchos informes los carristas hablan de enfrentamientos con Panthers y Tigers, donde se quejaban de la protección del Sherman, cuando si tuvieran un T-34 hubieran estado en la misma situación.

Sobre el cañón, sí es cierto que tardaron en sustituirlo y el cambio al 76mm no fue del todo satisfactorio por la mala calidad de sus municiones de alto explosivo, muy empleadas en el frente, frente a las de los cañones de 75mm. Sin embargo, el cambio del cañón fue necesario por sus características anticarro. Las tácticas americanas decían que cuando hubiera presencia de carros de combate, intenvendrían las unidades de anticarros, pero en la práctica se demostró que los carros de combate tenían que luchar contra otros carros y no podían esperar a sus anticarros para combatirlos.

Además del cambio al 76mm, los británicos hicieron su propia conversión con otro cañón de 76mm, el famoso 17 libras, más potente que el anterior en cuanto a potencia anticarro. Además fue uno de los pocos cañones que emplearon munición APDS (Armor Piercing Discarding Sabot) en vez de munición APCR (Armor Piercing Composite Rigid) que era la munición subcalibrada empleada en la época.

Como vemos, el Sherman tuvo buenos cañones, pero el 75mm era insuficiente para 1944. Si lo vemos en perspectiva, el T-34-85 se empezó a fabricar en 1944 (algunas unidades con el D-5T en 1943), por lo que en 1944 todavía había bastantes T-34 con el cañón F-34 de 76mm y por lo tanto, el Sherman montaba un cañón similar. La falta de previsión hizo que el 76mm llegara tarde y por culpa de la mala calidad de la munición de alto explosivo, el cañón no fue demasiado popular.

Hay otros aspectos que no se suelen tratar, como el tema de la comodidad. Los carristas soviéticos recibieron Shermans en el programa "Lend and Lease" y por lo general tuvieron buenas críticas a pesar de algunos defectos como la altura o la conducción y estrechez de sus cadenas.

En resumen, el Sherman era un carro de combate medio similar en prestaciones al Panzer IV o T-34, con la pega de que sus actualizaciones llegaron más tarde que en los otros dos modelos. Fue un carro muy criticado por sus usuarios por las comparaciones con los Panthers y Tigers alemanes, lo cuales eran más pesados que el Sherman y por tanto están en una categoría diferente a la hora de comprarlos.

Artículo creado por ACB, el Mutie

viernes, 2 de febrero de 2018

Opinión Personal Sobre el Panzer IV

El Panzer IV fue el carro de combate medio principal alemán durante la Segunda Guerra Mundial. Fue el caballo de batalla junto con el Panzer III al inicio, pero éste último quedó obsoleto al no poder ser rearmado con un cañón más potente, cosa que sí que hizo el Panzer IV. Normalmente es comparado con el Sherman de 36 toneladas o el T-34/T-34-85 (26,3-32 toneladas), cuando su peso más alto rondó 25 toneladas en sus últimas versiones.

Este es uno de los carros de combate más infravalorados de la Segunda Guerra Mundial, ya que el Tiger I se lleva la fama cuando hablamos de los carros de combate alemanes y el Panther era superior en la mayoría de aspectos, lo cual es normal tratándose de un carro diseñado para ser superior al T-34 soviético y creado años después que el Panzer IV.

Los inicios del Panzer IV fueron como carro de apoyo, pues montaba un obús de 75mm diseñado para atacar posiciones estáticas o no blindadas, mientras que el Panzer III se encargaba de eliminar a otros carros de combate como misión principal. Tras el comienzo de las hostilidades con la URSS y la aparición del T-34 y KV-1, los alemanes tuvieron que rearmar sus vehículos de forma acelerada, pues el 50mm L/42 del Panzer III no era suficiente para eliminar a los nuevos carros de combate soviéticos desde distancias prudenciales.

Al Panzer III se le proporcionó un cañón más largo (Kw.K.39 de 50mm L/60) y al Panzer IV se le sustituyó el obús por un cañón multipropósito (Kw.K.40 de 75mm L/43 y luego L/48). La mejora del Panzer IV llegó en 1942 y desde la versión F2 todos los Panzer IV salían de fábrica con el nuevo cañón. La diferente en la potencia de fuego era notable. De necesitar estar a menos de 500 metros para asegurarse la penetración sobre un T-34, a poder hacerlo a distancias superiores a 1 kilómetro. Sin embargo, el T-34 podía responder al Panzer IV a distancias similares, por lo que las siguientes mejoras del Panzer IV estuvieron enfocadas al aumento del blindaje, con la consecuente reducción de la movilidad.

Alemania estaba en una situación difícil para 1943, comenzando a perder terreno y no pudiendo reemplazar las pérdidas a buen ritmo. El Panzer IV siguió siendo producido en masa, aunque el Panther comenzó a comerle terreno poco a poco, pues era el carro medio que iba a sustituirlo, cosa que nunca sucedió por la complicada situación de Alemania en 1944-1945 y la imposibilidad de cambiar de un modelo a otro por el parón que produciría el cambio.

Hay que tener en cuenta que el Panzer IV fue un modelo fabricado ya en 1937, con un peso de 17,3 toneladas y que aumentó su peso hasta las 26 toneladas en la versión H, reduciendo su peso hasta las 25 toneladas en la última versión, la J. Es obvio que su relación potencia/peso fue disminuyendo con el paso del tiempo, de 17,34cv/t a 12cv/t, lo cual está algo por debajo del Sherman o del T-34 y es que los alemanes comenzaron a sacrificar movilidad por protección cuando la guerra estaba llegando a un punto crítico en el que estaban perdiendo terreno y la movilidad que en los primeros años fue su mejor aliado, en ese momento ya no era suficiente.

A pesar de todo, podemos decir que el Panzer IV fue un modelo bastante exitoso, pues supo adaptarse a los cambios de la Segunda Guerra Mundial siendo un carro de combate fabricado durante la preguerra y aunque en sus últimas versiones tenía ya ciertas limitaciones debido al gran aumento de peso (peor conducción, peor movilidad, falta de motor en la torreta, etc), siguió siendo un adversario peligroso gracias a su cañón.

Artículo creado por ACB, el Mutie

lunes, 29 de enero de 2018

Opinión Personal Sobre el T-34

El T-34 es uno de los carros de combate más famosos de la Segunda Guerra Mundial y el segundo más producido de la historia por detrás del T-55 y el más producido durante dicha guerra. Fue un carro de combate revolucionario al equilibrar la trinidad de potencia de fuego, protección y movilidad en su época. Además, la mayor parte de sus planchas de blindaje estaban inclinadas, haciendo que los 45mm de blindaje que tenía en el chasis le proporcionaran una mejora sustancial en protección.

Entre sus ventajas podemos destacar que estaba muy bien protegido para 1941, sobre todo teniendo en cuenta que se trataba de un carro de combate medio. Además, su cañón multipropósito le permitía acabar con otros carros de combate a largas distancias, mientras que con su calibre de 76,2mm podía ser usado como apoyo de la infantería. Otro aspecto a destacar era su elevada relación potencia/peso gracias a su motor de 500CV y su peso inicial de 26,3 toneladas.

Sin embargo, distaba mucho de ser un carro de combate perfecto. Las radios escaseaban y sólo las llevaban los carros de mando. Para la comunicación se usaba o un sistema de luces o mediante banderas de colores, lo cual dificultaba las labores de mando. Su fiabilidad fue en aumento durante el conflicto, pues algunas de las primeras unidades llevaban una transmisión de repuesto encima debido a su fragilidad. La torreta de dos tripulantes estaba anticuada, mientras que los alemanes ya las usaban de tres y hasta el T-34-85 no se corrigió este defecto. El uso de la suspensión tipo christie limitaba el aumento de peso del vehículo y hacía que se balanceara mucho yendo campo a traviesa. Otro defecto que compartía con otros carros de combate soviéticos era la baja calidad de las ópticas.

Hubo otros factores que hicieron que el rendimiento de este carro de combate fuera bajo durante la Operación Barbarroja, como el efecto de las purgas poco antes de la guerra y el descenso de oficiales cualificados y personal militar entrenado. Muchos de estos vehículos no llevaban munición perforante durante el estallido de la Segunda Guerra Mundial, lastrando su rendimiento en las fases iniciales.

Con todo lo bueno y lo malo que tuvo, los alemanes no se alegraron de encontrárselo, al igual que al KV-1. Ambos eran inmunes a los cañones del Panzer III y IV, por lo que salvo a cortas distancias, disparando en los flancos, usando munición subcalibrada o empleando antiaéreos en el rol anticarro, los T-34 eran objetivos impenetrables. Su bajo rendimiento estuvo relacionado con los defectos y problemas que sufrió en sus inicios, así como en la incompetencia de las tácticas y estrategias de los altos mandos soviéticos.

Las grandes pérdidas de 1941 provocaron que las mejoras del T-34 estuvieran enfocadas en corregir errores y en mejorar la velocidad de producción por encima de mejoras que pudieran suponer un cañón más potente o una mejor protección. Sólo se permitieron algunas mejoras, como los cambios de torreta y la radio que fue añadida de forma proporcional, pero hasta 1944 no estuvieron el 100% de los T-34 equipados con radios.

Se desestimaron mejoras interesantes como la del T-34M, que empleaba una torreta diferente, muy parecida a la que luego pasó a ser la torreta del T-34 modelo 1943 (fabricada ya en 1942). Una de las virtudes del T-34M era su suspensión basado en barras de torsión que finalmente nunca se llegó a implementar. A finales de 1943 empezaron a verse los primeros T-34-85, montando el D-5T y posteriormente produciéndose ya con el ZiS-S-54 de serie. La torreta albergaba un cañón de 85mm y tres tripulantes. Se mejoraba la potencia de fuego, tanto contra otros carros de combate como contra objetivos inmóviles gracias al aumento del calibre y mayor carga de las municiones de Alto Explosivo (HE). También se mejoraba la protección al tener una torreta mejor blindada, aumentando el peso del T-34 hasta las 32 toneladas de peso.

La mejora del T-34 al T-34-85 vino muy tarde en mi opinión. Los altos mandos soviéticos no mostraron el suficiente interés en rearmar y mejorar las prestaciones del T-34 hasta que ya estaba obsoleto. Así como en 1941 y 1942 el T-34 era un gran adversario, para 1943 ya era un vehículo que podía ser puesto fuera de combate a largas distancias y la potencia de fuego de su cañón estaba quedándose atrás mientras los alemanes montaban ya desde 1942 cañones con municiones perforantes más potentes. Todo esto sin hablar ya de los nuevos modelos Tiger o Panther que llegaron para 1943 cuando el T-34-85 todavía se estaba preparando.

Como conclusión, creo que el T-34 era un carro de combate con buenas virtudes a las que no les supieron sacar el rendimiento adecuado y que su mal desenvolvimiento durante la Segunda Guerra Mundial tiene mucho que ver con factores ajenos al propio vehículo. Su potencia fue desaprovechado a pesar de que para finales de 1942, la situación en el frente este había mejorado sustancialmente.

Artículo creado por ACB, el Mutie

domingo, 21 de enero de 2018

Opinión Personal Sobre el Tiger I

Sin duda alguna, el carro de combate más conocido de la Segunda Guerra Mundial. La aparición del T-34 supuso un shock importante para militares tan importantes como Heinz Guderian y pronto se comenzó a preparar una nueva serie de vehículos para contrarrestar a los soviéticos. El KV-1 y KV-2, a pesar de sus grandes defectos motrices, eran adversarios muy complicados de combatir debido a la escasa potencia de fuego alemana por aquel entonces. Portaban cañones capaces de abatir a los carros alemanes a largas distancias, mientras que para poder penetrarlos había que disparar a muy cortas distancias o usar cañones antiaéreos.

El Tiger I fue una solución de paso, ya que en ese momento se habían visto las ventajas del blindaje inclinado, pero el haber intentado aplicarlo en el Tiger I hubiera creado retrasos en su desarrollo. Sin embargo y a pesar de todo, el espesor del blindaje del Tiger I era suficiente para proteger a sus tripulantes de la mayoría de cañones de la época y su cañón era más potente que cualquier otro montado en cualquier carro de combate por aquel entonces.

Las primeras unidades Tiger I empezaron a combatir a finales de 1942, eliminando el factor sorpresa y permitiendo a los soviéticos examinar algún ejemplar capturado. Por un lado no se esperaban ver ese modelo fabricado en masa, pero por otra parte, había posibilidades de que Alemania estuviera desarrollando nuevos carros de combate y dejar obsoletos a los soviéticos, lo cual alentó a la URSS a modernizarse en vez de seguir en sus trece de favorecer las producciones por delante de todo.

Mientras que la guerra se estaba desequilibrándose a favor del bando aliado, Tiger I fue examinado a conciencia para ver sus puntos débiles. Incluso el lateral de 80mm de blindaje (82mm) eran casi impenetrables para los cañones de 76,2mm soviéticos y totalmente invulnerables a los cañones de 45mm convencionales. La llegada de cañones largos de 45mm, cañones de 85mm y 122mm, rebajaron la protección del Tiger I, pero esto no era un problema porque para 1944, que es cuando ya empezaban a abundar todos estos cañones, Alemania ya estaba produciendo el Tiger II.

El desempeño en combate del Tiger I fue positivo, tanto en los ratios de bajas, como en la moral que proporcionaban a las tropas. Entre las opiniones vertidas suele haber dos corrientes, una pro-tiger indicando que era el mejor carro de combate de la Segunda Guerra Mundial y capaz de enfrentarse a cualquier enemigo y otra que que sólo se centra en indicar que tenía muchas averías o que requería mucho mantenimiento.

La verdad está en un punto intermedio. Sus ratios de bajas están inflados, como ya hemos podido analizar en esta página y a pesar de ser bastante exigente en cuanto a su mantenimiento, no se averiaba a cada kilómetro.

En mi opinión y para concluir, fue un carro de combate revolucionario que hizo pensar a sus adversarios, en especial a los soviéticos, marcando un antes y un después, animando a las tropas alemanes y causando terror a sus enemigos que llegaban a confundir a los Panzer IV con los Tigers más a menudo de lo debido. Sin embargo, no era un arma definitiva y su baja producción indicaba que no era un carro milagroso, sino un arma de apoyo táctico, empleada como apagafuegos en sectores donde se requería una potencia de fuego que no había.

Artículo creado por ACB, el Mutie

domingo, 7 de enero de 2018

Bienvenido 2018!

Feliz 2018 a todos los que seguís visitando esta página de vez en cuando. Sé que hace tiempo que no la actualizo y os pido perdón porque estoy inmerso también en otros proyectos que nada tienen que ver con temas militares. Ya me ha pasado anteriormente de dejar la página en stand by por algún tiempo, pero sabéis que la página no morirá porque cuando pueda volveré para continuarla. Puede ser dentro de una semana como dentro de un mes, pero la página no va a cerrar en muchos años.

Tengo información interesante para subir, lo cual iré haciendo poco a poco, así como alguna comparativa que empecé, pero no llegué a terminar y está algo verde aun, pero terminaré de completarla para subirla.

Saludos